México.- Ya sea por practicidad o por el incremento de oferta de variantes orgánicas, entre otros, el consumo de snacks en México ha aumentado de forma importante y se estima que su valor supere los 13 mil millones de dólares.

En 2019, México ha seguido la tendencia estadunidense donde hasta un 40 por ciento de la gente sustituyó comidas completas por el consumo de botanas, dulces, panecillos y otros productos clasificados en la categoría de snacks. “La tendencia que ha comenzado a permear en el mercado mexicano“, señaló la consultoraTetra Pak Equity Tracking 2019.

Según cifras de la firma de investigación de mercados Euromonitor International, la industria de snacks en el país —galletas dulces, barras de cereales, de frutas, helado, postres congelados, pretzels, palomitas, confitería, entre otros productos más— pasará de un valor de 8 mil 73 millones de dólares, en 2014, a 11 mil 554 millones aproximadamente para el cierre de 2019.

En los primeros días de 2020, buena parte de estos productos aumentó de precio en los canales tradicionales. Marcas como Barcel, Bimbo, Gamesa y otros anunciaron incrementos de entre 1.5 y 2 pesos por pieza. Las estimaciones arrojan que hacia 2024 el mercado alcanzará los 13 mil 658 millones de dólares.

En las principales ciudades mexicanas el mercado de snacks vale más de 53 mil millones de pesos por su consumo tanto dentro como fuera de los hogares, lo que significó un aumento de 7 por ciento respecto a 2018, explicó Mariana Cruz, analista de Out of Home & Usage Food Manager de la división Worldpanel de la consultora de mercados Kantar.

De acuerdo con Euromonitor, Pepsico lidera la industria el mercado mexicano con una participación de 30.7 por ciento, le sigue Grupo Bimbo, con 17.6, y Mondelez, con 9.4 por ciento.

La especialista de Kantar dijo que el consumo fuera de casa tiene un peso bastante importante. Se estima que del consumo total de snacks, 57 por ciento equivale a compras fuera de casa, sobre todo para la oficina, escuela y transporte público, entre otros lugares.

“El consumo fuera de casa se vuelve algo más individual, el análisis de consumo de snacks fuera de casa arroja que en 69 por ciento de las ocasiones el consumo es individual; sí se comparte con otros pero es menor que en casa. En contraste, en la ingesta de casa, 90 por ciento de las ocasiones se comparte con alguien”, expuso la especialista.

Pese a que el consumo de sustitución ha ido en incremento, el antojo sigue siendo la razón principal de compra de los mexicanos en esta categoría, que equivale a 32 por ciento del total. Le sigue el gusto por el sabor de un producto, con 13 por ciento; mientras la saciedad equivale a 10 por ciento de las ocasiones de consumo.

1,070 Pesos gastó el consumidor nacional en 2019 en estos productos, un aumento de 8% en comparación con 2018.

38.7% Compra snacks en tiendas de abarrotes; 18.8% en las de conveniencia y 18.3% en autoservicios.