Chilpancingo, Guerrero.- La alcaldesa de Tixtla, Erika Alcaraz Sosa, dejó a entrever que los mensajes divulgados en redes sociales sobre supuestos raptos de mujeres en su municipio podrían tratarse de un golpeteo político a su administración. En su cuenta oficial de Facebook, la presidenta municipal perredista señaló que ni el gobierno municipal ni las instancias investigadoras tienen información relacionada con los presuntos casos registrados contra las mujeres.
Señaló que no existe veracidad sobre el hecho, dado que hasta el momento no se ha presentado ninguna denuncia formal, y los mensajes solo han circulado de forma mediática en redes sociales y mensajes de texto.
Indicó que, pese a ser un asunto que ha generado psicosis en los pobladores, la Secretaría de Seguridad Pública del municipio puso en marcha los rondines encabezados por 18 policías en activo por día. Alcaraz Sosa adelantó a la ciudadanía que la autoridad detendría a los vehículos que fueran reportados como “sospechosos” y pidió la colaboración a la población. Informó que en los últimos días también se ha tomado con alarmismo entre los pobladores actos relacionados con secuestros y extorsiones, aunque también explicó que de estos hechos tampoco se ha cobrado la veracidad de estos mensajes.