La Secretaría de Educación Pública (SEP), afirmó que los maestros de Chiapas, Guerrero, Michoacán y Oaxaca que participan en el paro nacional convocado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) son minoría.

“Quienes han suspendido ilegalmente clases y presionado a otros a paralizar escuelas, en algunos casos con métodos violentos, son una minoría que no defiende los legítimos derechos y aspiraciones del magisterio”, enfatizó la dependencia.

Asimismo, pidió a los maestros mantenerse en sus escuelas, pues “no tiene sentido alguno incurrir en la posibilidad de ser despedido ni poner en riesgo su plaza y su empleo, del que depende su sostenimiento y el de su familia”.

Refirió que durante esta semana, un grupo de líderes de la CNTE ha mantenido “una actitud beligerante y opuesta a los esfuerzos por mejorar la educación de las niñas y niños”.

A través de un comunicado, los acusó de impedir el funcionamiento normal de diversas escuelas “afectando así el derecho fundamental de esos niños a recibir una educación de calidad y ha lastimando gravemente la confianza depositada en ellos por los padres de familia”.

Destacó que lo que esos líderes defienden es, más bien, regresar al sistema de “privilegios ilegales, indebidos e injustos, del que se beneficiaron por largo tiempo, cuando la venta de plazas, la manipulación del escalafón o la extorsión para ubicarte en una escuela u otra era lo normal”.

“No debemos regresar a esas prácticas”, pidió.

La SEP destacó que la mayoría de los maestros, demostrando “un gran valor y vocación por sus alumnos, en esta ocasión han ignorado el llamado de esos líderes. Por ello, desde el lunes 17, miles de maestros se han reintegrado a trabajar a sus escuelas, asegurando con ello su empleo”.

Con información de Notimex