México.- Un grupo de entre doscientas y cuatrocientas personas identificadas con el gremio de los sonideros marcharon este martes por las calles de la Ciudad de México para exigir mayor seguridad en los bailes que se realizan en la capital del país.

Los participantes, que llegaron de las 16 alcaldías de la capital mexicana, iniciaron su concentración en el Palacio de Bellas Artes, en el Centro Histórico, y partieron rumbo a la plancha de la Plaza de la Constitución unos minutos después, para realizar sus reclamos.

Ya en Bellas Artes, varios de los participantes comenzaron a bailar, al ritmo de cumbias y salsas clásicas, gracias a las bocinas de gran tamaño que algunos de ellos llevaban para amenizar la protesta. Los integrantes de la llamada “marcha sonidera” llevaban camisetas y una prenda de ropa de color blanco.

El “sonidero” es un fenómeno popular que surgió en la Ciudad de México y algunos expertos rastrean sus inicios hasta unas seis décadas atrás. Se trata de un animador que, mientras suena la música, usualmente salsas, cumbias y canciones parecidas para bailar, se dedica a enviar saludos a las personas que se lo piden.

Esto ocurre en el contexto de los bailes públicos que se organizan en las calles de la urbe mexicana. Estos eventos, gratuitos y abiertos a todo el público, suelen llevarse a cabo en barrios populares, y se han popularizado tanto en los últimos años que incluso el género “música sonidera”.

Esto quiere decir que, a las canciones clásicas que se suelen usar en este tipo de eventos, se les suma la voz del animador, que envía los saludos, dentro de la canción. Las personas suelen abarrotar la zona donde se encuentra el presentador con pancartas y papeles con el nombre de la persona o familia que buscan saludar, para que las mencione dentro de la canción.