México.- El Gobierno de México declaró este martes el inicio de la Fase 3 del coronavirus, lo que implica que en esta etapa de la emergencia sanitaria se den la mayor cantidad de contagios entre la población.

“Queremos dar por iniciada la fase 3 de la epidemia de Covid, recordando que estamos en la fase de ascenso rápido donde se acumularán un gran número de casos de contagios, de hospitalizaciones, pero que debemos seguir manteniendo la Jornada Nacional de Sana Distancia para que estos sean los mínimos posibles”, indicó el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En términos generales, esta fase supone una propagación extensa, con lo que el número de contagios se elevará de manera importante día a día.

Y es que las cadenas de contagio son menos controlables, con lo que resultará cada vez más difícil encontrar el origen de contagio para cada persona.

Las medidas específicas que se tomarán serán publicadas esta tarde en el Diario Oficial de la Federación.

No obstante, López-Gatell indicó que se mantienen las fechas de posible regreso a las actividades: 18 de mayo para los municipios donde hay baja transmisión y está controlada, así como el 1 de junio para el resto del país.

De acuerdo con el presidente AMLO, estiman que la semana de más contagios será del 2 al 8 de mayo.

La entrada de la fase 3 coincide con la entrada en vigor del acuerdo con hospitales privados para que estos faciliten más de 3 mil camas a pacientes con otras enfermedades que tenían programada una cita en el Seguro Social o ISSSTE, e incluso a mujeres que vayan a dar a luz. Dicho convenio se estableció del 23 de abril al 23 de mayo.

Previamente, López-Gatell apuntó lo que significaba esta fase: “se caracteriza por dos elementos: por la propagación dispersa, donde hay ya varios brotes comunitarios que empiezan a conglomerar… el elemento más importante es la sobrecarga del sistema de atención médica, particularmente los hospitales, incluyendo las terapias intensivas“.

En tanto, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que “suceda lo que suceda en el mundo” su administración tiene recursos para proteger hasta 70 por ciento de los mexicanos, empezando por los pobres, quienes dijo que no tienen nada que temer porque no les faltará lo básico (la alimentación, el derecho a la salud, la educación y al bienestar).