El secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, aseguró que la estabilidad es la prioridad de este gobierno, y por ello se seguirán tomando medidas para protegerla, como las acciones preventivas adicionales adoptadas hoy para proveer de liquidez al mercado cambiario, ante la depreciación que registra la moneda mexicana.

En entrevista radiofónica, indicó que la decisión que tomó hoy la Comisión de Cambios de aumentar el monto de dólares subastados diariamente de 52 a 200 millones de dólares, busca proteger los bolsillos de las familias mexicanas ante eventos de origen externo, como la inminente alza en las tasas de interés en Estados Unidos.

“De lo que se trata es que estos movimientos en dólar, estos movimientos en las variables macroeconómicas que vienen de fuera, no se traduzcan en afectación al bolsillo de los mexicanos; hasta ahora esto no ha pasado”, subrayó.

Apuntó que ante la volatilidad e incertidumbre que está provocando el no saber cuándo ni cómo aumentarán las tasas de interés en Estados Unidos, la Comisión de Cambios tomó dos medidas preventivas para asegurar que el mercado por el peso mexicano siga funcionando con liquidez y orden, mediante la utilización de las reservas internacionales.

Así, dijo, a partir de mañana y hasta el 30 de septiembre próximo se incrementará el monto de la subasta diaria sin precio mínimo de 52 a 200 millones de dólares, y la subasta diaria de 200 millones de dólares con precio mínimo se activará cuando el tipo de cambio se deprecie 1.0 por ciento, y no en 1.5 por ciento, como funcionó hasta hoy.

“Estas medidas logran inyectar liquidez en todo momento al mercado cambiario y aseguramos que funcione con orden”, añadió el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), dependencia que junto con el Banco de México (Banxico) integran la Comisión de Cambios.

Señaló que estas dos dependencias seguirán monitoreando el mercado cambiario todos los días y tomarán las medidas que sean necesarias para asegurar que se proteja a la economía mexicana y, en particular, a la economía de las familias mexicanas ante estos eventos de origen externo.

Resaltó que la acción tomada este jueves manda una clara señal de que las autoridades de política económica en México, el gobierno a través de la Secretaría de Hacienda, y el Banco de México, seguirán tomando las medidas para proteger y asegurar la estabilidad.

“Lo que puedo asegurar es que la prioridad para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, para la Secretaría de Hacienda, y me atrevo también a incluir al Banco de México, es la estabilidad”, dijo en declaraciones al periodista Joaquín López-Dóriga, a través de Radio Fórmula.

El encargado de las finanzas públicas del país aseveró que solamente a través de la estabilidad puede asegurarse que la economía siga creciendo y que las reformas estructurales den los frutos que le traerán a México.

Indicó que el país tiene los instrumentos y las características institucionales para hacerlo, y afirmó que “es la estabilidad macroeconómica la prioridad primera de la política económica”.

Explicó que México sigue destacando por ser un país atractivo a la inversión extranjera e inspira confianza, a pesar del entorno internacional de bajo crecimiento mundial, la inminente alza en las tasas de interés en Estados Unidos y la caída del precio del petróleo, la cual afecta sobre todo a las finanzas del gobierno mexicano.

“A pesar de que estamos viviendo un entorno internacional sumamente desfavorable, México sigue siendo un país atractivo para la inversión”, sostuvo Videgaray Caso.

Apuntó que esta situación tan compleja está ocurriendo en el momento en que México tiene la inflación más baja históricamente y está disminuyendo el desempleo.

Esto muestra que ya está dando dividendos lo que ha hecho México, en particular al apostar a la responsabilidad en la política económica, tanto en lo monetario como en lo fiscal, y el haberse atrevido a hacer reformas estructurales profundas, dijo.

Estas acciones, agregó, están diferenciando a México de otros países en un contexto que es enormemente desafiante en lo internacional y, sin embargo, la economía mexicana está dando buenas noticias, como lo reflejan los resultados positivos del consumo interno.