#Slider destacado

El sueño de Acapulco debe seguir

Por Misael Habana, 2016-04-27 16:15

Los hechos de la noche del domingo pasado obligan algunas reflexiones sobre la vida en Acapulco y su gobierno.

Los sucesos violentos que un grueso de la población logró presenciar en la principal avenida del puerto, desde hace algunos meses custodiada por toda clase de (des)autoridad, fue uno más de esos eventos que vienen generando una sicosis colectiva; objetivo logrado por los creadores de este plan de desestabilización social y político, que nos lleva a situaciones inéditas y de consecuencias seguramente lamentables para nuestra ciudad y a los que aquí nos tocó vivir: mis amigos, Acapulco Dream It’s Over.

El lunes, como consecuencia de este zafarrancho bien montado a partir de un guión de desestabilización, cuyo objetivo no era otro que el vacilante y casi inexistente gobierno municipal que preside Evodio Velazquez Aguirre, y del gobierno gris de Héctor Astudillo Flores, la población acapulqueña, ante la ausencia de líneas de acción y recomendaciones, actuó instintivamente buscando su protección encerrándose a donde las balas no llegasen.

Hasta este miércoles, no conocemos las recomendaciones que ambos gobiernos puedan hacer a la población ante estos sucesos, no se sabe el resultado de las investigaciones, cuantos detenidos hay, etc. Es decir, nada que provoque certezas y seguridad a la población. Que sin embargo, por la necesidad, el martes se comenzó a mover, incluso llamar a una movilización a favor de la paz para este día a las cinco de la tarde.

Ante estos hechos, vale preguntarse ¿de qué sirve el gobierno votado en elecciones por los ciudadanos?, gobernantes de filiaciones políticas distintas pero ambos engarrotados por el miedo ante el problema y solo dando declaraciones hilarantes que no garantizan seguridad para nosotros, nuestra familias y nuestras propiedades.

¿Qué es lo queda? No creo en la desaparición de poderes. Lo que creo es que los dos gobiernos o uno solo, si no hay acuerdos, deben salir y hablar de frente con la población y brindar líneas de acción que puedan ser acompañadas por la sociedad civil.

Del gobierno federal ¿qué podemos esperar? ¿Más policías?, no sirven para nada cómo ha quedado demostrado por la realidad. Los policías se convierten en parte del problema y no de la solución.

El camino al parecer se encuentra entre los acapulqueños y sus gobernantes. Así lo han solucionado en otras ciudades del país. El miedo y meterse a la madriguera no es la mejor respuesta al fenómeno, sino la acción social organizada desde abajo, calle por calle, cuadra por cuadra, colonia por colonia y barrio por barrio.

Acapulqueños no dejemos que el sueño termine, la historia y belleza del lugar donde vivimos amerita defenderla: el sueño de Acapulco debe seguir.

#Slider destacado

Bandera Nacional exalta la riqueza natural de México

La vivora de cascabel, en la cosmovisión prehispánica, simboliza la comunión del cielo y la tierra, de lo espiritual y lo material.

Por Redacción, 2018-02-24 10:25

México, Notimex.-Además de sintetizar la historia de México, la Bandera Nacional representa riqueza y biodviersidad natural que posee el país, destacó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

En el Día de la Bandera, que se celebra este 24 de febrero, la dependencia explicó que el Escudo nacional que se encuentra en el centro de la franja blanca del lábaro patrio está conformado por especies emblemáticas como el águila real, el nopal y la serpiente de cascabel.

En su cuenta de Twitter @SEMARNAT_mx, explicó que el nopal está ligado a la identidad nacional desde el mito fundacional de Tenochtitlán; la vivora de cascabel, en la cosmovisión prehispánica, simboliza la comunión del cielo y la tierra, de lo espiritual y lo material.

Mientras que el águila, para los antiguos mexicanos era el ave celestial suprema, luz y vida, símbolo de honor, fuerza y valor del pueblo de Tenochtitlán.

En un comunicado, recordó que la historia que narra el recorrido que emprendieron los antiguos mexicanos de Aztlán, el islote poblado de garzas en Metztliapan, el lago de la Luna, en busca de la señal del dios Huitzilopochtli para fundar la Gran Tenochtitlán.

El otro islote donde habrían de asentar la nueva ciudad debía tener un águila posada sobre un nopal que devorara a una serpiente, aunque algunos historiadores afirman que la majestuosa ave sagrada engullía un pájaro. Refirió que en la época de la Independencia, una dilación habría obligado al cura Hidalgo a improvisar un estandarte de la lucha con la imagen de la Virgen de Guadalupe.

El jefe militar insurgente del Sur, José María Morelos y Pavón, cura de Parácuaro, retomó en 1812 la bandera albiazul de los insurgentes pioneros, y sustituyó a la Guadalupana con el ícono fundacional de México: un águila que posa sobre un nopal.

En marzo de 1821, los jefes del Ejército Trigarante de Vicente Guerrero y Agustín de Iturbide firmaron el Plan de Iguala y adoptaron por primera vez en la bandera los colores rojo, blanco y verde en franjas oblicuas con una estrella en cada una, más una corona al centro representando la transición hacia el primer imperio mexicano.

Como emperador en 1822, Iturbide adoptó definitivamente los mismos colores pero en posición vertical iniciando con el verde, y el blanco en medio ostentando un águila parada en su pie izquierdo sobre un nopal en el islote de una laguna, y la corona imperial.

“Así transita en la conciencia colectiva, desde los tiempos precolombinos hasta nuestros días, una biodiversidad que impregna el espíritu nacional y que, con especies emblemáticas como el águila real, el nopal y la serpiente de cascabel, entre otros elementos, representa en el lábaro patrio la extraordinaria riqueza natural de México”, destacó la Semarnat.

#Slider destacado

Juez de EU indaga si DEA y Semar torturaron a ‘El Chuy Raúl’

El detenido es presunto integrante del Cártel de Sinaloa, extraditado desde México el pasado mes de enero por narcotráfico y lavado de dinero

Por Redacción, 2017-12-06 11:55

Ciudad de México.- El juez federal estadounidense Rubén Castillo, otorgó ayer martes, dos meses de plazo a la Fiscalía Federal del Distrito Norte de Illinois, para que respondan sobre el caso del presunto narcotraficante Jesús Raúl Beltrán León, alias “El Chuy Raúl” o “Trébol”, detenido en Culiacán, Sinaloa, en noviembre del 2014.

El detenido es presunto integrante del Cártel de Sinaloa, extraditado desde México el pasado mes de enero por narcotráfico y lavado de dinero, y quien según su abogado, habría confesado delitos mediante torturas, en presencia de funcionarios la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Castillo, quien consideró “muy serias” las denuncias, exige saber a más tardar en febrero, si Beltrán León -que es ciudadano estadounidense y fue detenido en México a pedido de las autoridades federales de dicho país- si fue autorizada la tortura, y si estuvo presente físicamente algún funcionario del Gobierno de Estados Unidos o alguna otra persona “actuando como agente libre”.

Stephen Ralls, abogado del presunto narcotraficante, pidió en un documento de 26 páginas que el juez anule la confesión, ya que sostuvo que no le fueron leídos los derechos al detenido, como es obligatorio cada vez que actúan agentes policiales estadounidenses como parte de un “emprendimiento conjunto”, y que el uso de la tortura, coerción física, psicológica u otro tipo de brutalidad puede rendir evidencias que “no pueden ser admitidas, y que pueden resultar en la anulación de todo el caso”.

Según los abogados, Beltrán León, de 33 años de edad, fue capturado en la casa de sus padres, sin una orden judicial, el 16 de noviembre de 2014, en Culiacán, Sinaloa, México, por elementos de la Secretaría de Marina (Semar), que además se llevaron a su esposa y a una bebé, hija de ambos, a quienes amagaron con matarlos.

El detenido supuestamente fue golpeado, electrocutado, y ahogado, con una bolsa de plástico en la cabeza, dentro de un contenedor con agua. Además fue vendado de los ojos y azotado con una especie de látigo. En todo ello, que duró más de una hora, habrían participado agentes federales de Estados Unidos, uno de los cuales lo habría interrogado en español y admitido que trabajaba para la DEA.

En el documento presentado por el abogado, Beltrán León también afirmó, que, en un momento dado, una mujer de la Embajada de los Estados Unidos lo visitó de forma breve, y durante esa visita, él le dijo acerca de las torturas físicas y psicológicas a las que había sido sometido. “En respuesta, la mujer indicó que ‘estaban grabando’ y que ‘no podía hacer nada para ayudarle’”.

Tras las presuntas denuncias, Beltrán León admitió en un vídeo haber cargado un avión con drogas que viajó con destino a Estados Unidos y que pertenecía a los hijos de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”: Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar, de quienes los marinos que lo torturaron, le exigieron saber la ubicación de ambos, lo que él negó saber.

Documentos públicos de la acusación del Departamento de Justicia estadounidense, en contra de Beltrán León, señalaron que los fiscales lo ubican como cuñado de Jesús Alfredo Guzmán Salazar, alias “El Alfredillo”, para quien se desempeñó como lugarteniente y guardaespaldas.

Ello mientras desempeñaba las actividades de trasiego de droga a través de la frontera común y el lavado de dinero de las ganancias, según la acusación, que también finca cargos contra “El Chapo”, “El Alfredillo” y otros seis mandos del Cártel de Sinaloa.

Además, según informes de la Policía Federal mexicana, “El Chuy Raúl” es hijo de Jesús Raúl Beltrán Uriarte, alias “El Tío”, detenido en Zapopan, Jalisco, en el año 2007, supuesto compadre y uno de los principales operadores de “El Chapo” Guzmán.

El gobierno estadounidense acusa a Beltrán León de traficar desde México grandes cantidades de cocaína, heroína, marihuana y metanfetaminas para su distribución en varias ciudades, así como de recopilar las ganancias y transferirlas hacia ese país a través del lavado de dinero.

Con información de Agencias

#Guerrero

Proponen a amigo de Manuel Añorve como presidente del IEPC

El INE propuso a Nazarín Vargas a pesar de obtener la calificación más baja

Por Carlos Navarrete Romero, 2017-12-05 10:53

Chilpancingo, Guerrero.- Pese a su conocido vínculo con el PRI, específicamente con Manuel Añorve Baños, y a haber obtenido la calificación más baja -entre los aspirantes finalistas- en el examen de conocimiento, el Instituto Nacional Electoral (INE) propuso a Nazarín Vargas Pineda como nuevo presidente del IEPC en Guerrero, decisión que será ratificada o rechazada el próximo viernes por el Consejo General.
La Comisión de Vinculación con Organismos Públicos Locales del INE aprobó ayer por la tarde una propuesta de dictamen que se pondrá a consideración del Consejo General, presidido por Lorenzo Córdova Vianello.
El documento, que fue aprobado por unanimidad, plantea que Vargas Pineda ocupe la presidencia del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) los próximos cuatro años (2017-2021), en sustitución de Marisela Reyes.
Ayer se realizaron las entrevistas presenciales a los diez aspirantes finalistas, cinco hombres y cinco mujeres, que fue la última etapa en el proceso de selección.
De acuerdo a un comunicado del organismo nacional, “la designación se pondrá a consideración del Consejo General en su sesión del próximo viernes, tras verificar que (Nazarín Vargas) cuenta con el perfil adecuado, además de cumplir con los requisitos legales y con cada una de las etapas del proceso de selección y designación”.
La etapa previa a las entrevistas presenciales fue la aplicación de un examen de conocimientos a los aspirantes. Ahí, Nazarín Vargas logró ser finalista, sin embargo lo hizo con la calificación más baja.
Obtuvo 82 aciertos y una calificación de 91.11 en el examen, contra 87 aciertos y una calificación de 96.67 que tuvo el actual secretario ejecutivo del IEPC, Pedro Pablo Martínez Ortíz, quien por cuarta ocasión consecutiva, y pese a siempre obtener el mejor promedio, no fue considerado para la etapa final.
Nazarín Vargas ya ha ocupado el cargo de consejero electoral en la entidad y ha sido secretario general de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), donde actualmente es asesor del rector, Javier Saldaña Almazán.
Su nombre aparece en la lista de afiliados del partido Nueva Alianza, aunque su trayectoria deja en evidencia su cercanía con el PRI, partido en el que ha militado.
En el proceso electoral 2010-2012 fue promotor del voto del exdiputado federal Manuel Añorve Baños, quien para entonces era el candidato del tricolor a la gubernatura.
Su vínculo con el PRI ha sido denunciado en reiteradas ocasiones por los representantes de Morena y el PAN ante los órganos electorales, Sergio Montes Carrillo y Carlos Arturo Millán Sánchez, quienes incluso exigieron al gobernador Héctor Astudillo Flores no intervenir en este proceso, además de que advirtieron esta “imposición” del partido en el poder.
Vargas Pineda tiene 55 años, es licenciado en derecho, cuenta con dos doctorados, uno en derecho y otro en ciencias de la dducación, y es socio del Colegio de Abogados en Acapulco.