Por Adriana Covarrubias

Autoridades del gobierno del estado señalaron que los afromexicanos y los indígenas son en la actualidad víctimas de discriminación, sin embargo, se trabaja para incluirlos en programas sociales.

Con el reconocimiento de los afromexicanos en la Constitución de Guerrero, aseguraron, ha disminuido su discriminación y, a pesar de que ahora son incluidos en políticas públicas, las comunidades trabajan a favor de su identidad como pueblo negro, cultura y tradición.

De acuerdo con la última encuesta intercensal del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) 2015, existen en el estado 300 mil de estos habitantes, lo que equivale a 6.5 por ciento de población guerrerense, y están ubicados en municipios de la Costa Chica y Acapulco.

Mientras que la población indígena es de un millón 198 mil y equivale al 33.9 por ciento.

Sonia Silva, oficial de enlace del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en Guerrero, dijo a Notimex que lamentablemente la discriminación sigue latente hacia el pueblo afromexicano.

Sin embargo, aseveró que habido avances como ser reconocidos en la Constitución del estado y eso ha originado que el gobierno de Guerrero haya creado la Secretaría de Asuntos Indígenas y comunidades Afromexicanas.

Añadió que está secretaría en la administración estatal ha ofrecido becas y diferentes programas y políticas públicas direccionados justamente a abatir esta brecha de discriminación hacia el pueblo afromexicano.

La discriminación, explicó, puede darse en servicio, atención y el no recibir de manera igualitaria los accesos de servicios, por lo que lamentó que la discriminación sigue latente hacia el pueblo afromexicano.

“Siguen siendo sujetos de discriminación, por eso es que la comunidad afromexicana está muy unida y trabajan a favor de reconocerse, sobre todo están buscando el reconocimiento de su entidad como pueblo negro, su cultura y tradiciones y autodeterminarse si es afromexicano o afrodescendientes”, refirió.

Subrayó ellos están en busca de una atención especifica y políticas públicas que los favorezcan porque siguen siendo sujetos de discriminación.

Por su parte, el secretario de Asuntos Indígenas y Comunidades Afromexicanas, Gilberto Solano Arriaga, dijo que “la discriminación de los afromexicanos ya no se da en una gran escala como se venía dando antes y hay particularidades que no se puede omitir que no se den”, pero apuntó que es muy esporádico el asunto de discriminación.

El funcionario estatal dijo que las comunidades afromexicanas han sido incluidas en el desarrollo social y recordó que en esta administración estatal con el nuevo reconocimiento a nivel constitucional, la Secretaría de Asuntos Indígenas también atiende ahora a las comunidades afromexicanas.

Señaló que los indígenas y los afromexicanos aún son empleados en trabajos forzados, pero debido al reconocimiento la discriminación ha disminuido y algunos afro han llegado a ser alcaldes y grandes profesionistas.

“Sentimos que hay en ese tema de los indígenas migrantes el maltrato en el extranjero y el sufrimiento ha sido parejo porque en el extranjero mucha gente va con un tema de indocumentados”, acotó.

En ese sentido, dio a conocer el funcionario estatal que se busca hacer un enlace a nivel internacional para ocupar a los indígenas y afromexicanos en la defensa de los derechos de sus compañeros guerrerenses que emigran en busca de una mejor alternativa laboral.

Dijo que en la secretaría a su cargo se tiene una dirección jurídica donde está vigilante de que no se violen los derechos de los afromexicanos e indígenas.

Ejemplificó que en un reciente accidente de jornaleros agrícolas que se registró la comunidad de Papalutla, la empresa que había tenido la contratación de los jornaleros estaba dando una indemnización a los heridos y a los que sufrieron el deceso de 15 a 25 mil pesos.

Con el acompañamiento jurídico, se buscó a la empresa y se vieron en la necesidad de utilizar el marco legal para defender a los jornaleros y se logró que en el tema de la reparación fuera de 250 mil pesos, acotó.

A su vez, Fabián Morales Marchan, secretario de los Migrantes y Asuntos Internacionales del gobierno del estado, abordó también el tema de los indígenas y dijo que se está buscando investigar cuál es el trato que se le está dando porque viajan con sus familias.

“Estamos buscando investigar que tenga acceso los niños a la educación y a la cuestión de salud, es un proceso que estamos llevando y que estamos haciendo la investigación”, dijo.

Señaló que los indígenas que viajan a otros estados como jornaleros son contratados en trabajos forzados y fuera de los horarios establecidos.

“Tenemos que parar y buscar la manera de cómo los contratistas deben de ser más conscientes y darle mejor trato a los migrantes”, apuntó.

A su vez, la directora de atención de jornaleros migrantes, Viridiana Mateo Camacho, comentó sobre la situación de los jornaleros que 8 de 10 familias migran al año a otros estados del país para laborar.

La región de la Montaña y Norte, Tierra Caliente es donde se concentra el mayor número de jornaleros, refirió.

Dijo que se busca crear un padrón de toda la información que se pueda manejar sobre los jornaleros que viajan principalmente a Sinaloa, Morelos, Sonora, Baja California y de ahí se mueven a otros campos y no regresan como tal, termina la corta y se mueven hacia otro lugar.

“Se estipula que tienen un trato muy desmejorado y lo tienen en condiciones precarias tanto en salud como en vivienda y habitan en condiciones precarias”, señaló.

Dio a conocer que se está calendarizado fechas y se va a empezar a viajar y a visitar estos campos agrícolas y a los jornaleros para ver las condiciones en las que viven ya que viajan con familias completas.

“La zona que expulsa más jornaleros es del área de la Montaña. Los ocupan en la corta de jitomate, pepino, fresa y de hortaliza”, expuso.

Comentó que de 100 migrantes que salen del estado, 80 migran hacia a Estados Unidos.

Los migrantes y jornaleros, acotó, reciben un pago muy bajo y su alimentación es precaria, muy baja en nutrimento y los mismos que emplean a estas personas terminan vendiéndoles productos, la comida y la condición está un poco complicada.

Notimex