Este lunes, en el sur de China, un hombre apuñaló 10 niños en el exterior de una escuela momentos antes de suicidarse, informaron medios de comunicación estatales.

A pesar del ataque todos los niños sobrevivieron y fueron hospitalizados, dos con heridas graves, informó la agencia estatal de noticias Xinhua.

El incidente tuvo lugar en Haikou, la capital de la provincia insular de Hainan.

Un representante de la policía de Longhu, en Haikou, declinó dar más detalles y dijo que el caso se estaba investigando.

Según relataron varios testigos a medios locales, el ataque se produjo cuando los alumnos esperaban en fila para salir a comer.

Al parecer, el hombre se acercó a ellos en la puerta del colegio y les atacó sin motivo aparente.

Los ataques con arma blanca contra escolares se habían reducido en los últimos años, después de que hace cinco años las escuelas chinas sufrieran una serie de sucesos de apuñalamientos.

Las agresiones, la mayoría obra de personas con trastornos mentales, despertaron la indignación de los padres chinos, que exigieron más seguridad en las escuelas.

En uno de los casos más graves, un hombre de 42 años mató a ocho niños en una escuela elemental de la provincia de Fujian en el año 2010.