Ciudad de México (Notimex).- Corea del Sur y Estados Unidos reforzarán sus sistemas de detección para contrarrestar las armas biológicas y químicas de Corea del Norte durante un ejercicio militar conjunto previsto para este año.

La medida se da como respuesta a las acusaciones de que Pyongyang utilizó el agente nervioso VX para asesinar a Kim Jong-nam, hermanastro del líder norcoreano Kim Jong-un, el 13 de febrero en el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur, Malasia, destacó la agencia Yonhap.

Los dos aliados han realizado los ejercicios conjuntos anuales de guerra química y biológica Able Response durante los seis últimos años. El ejercicio ha sido organizado durante las maniobras Ulchi Freedom Guardian.

El Ejército surcoreano estima que el 30-40 por ciento de los misiles balísticos norcoreanos Scud B y C están fabricados para transportar armas químicas. Tales misiles pueden alcanzar Corea del Sur en 4 ó 5 minutos, causando considerables pérdidas humanas en caso de atacar lugares poblados.

Surcorea ha puesto énfasis en contrarrestar el agente nervioso VX, sarín, somán y el vesicante lewisita.

Como parte de los esfuerzos para reforzar la preparación militar, Seúl se encuentra dialogando con Washington para llevar a cabo ejercicios realistas utilizando los sistemas de detección y descontaminación más avanzados.

Corea del sur se convirtió, en 2014, en el cuarto país del mundo en producir dispositivos de detección de armas químicas y biológicas, después de Canadá, Estados Unidos y el Reino Unido.

Entre ellas se encuentran los vehículos de descontaminación química y biológica K-10 y los detectores K-CAM2. Asimismo, Corea del Sur posee diversos robots de reconocimiento, como el Hanuri-T-MIL, que pueden detectar agentes químicos y biológicos.

Desde el 2015 el Ejército ha invertido 67 mil millones de wones (75.7 millones de dólares) para modernizar sus máscaras de gas para los soldados y construir un nuevo vehículo blindado para la detección de agentes químicos y biológicos, que se implementarán a fines de este año. El nuevo vehículo puede detectar agentes mortales desde varios kilómetros de distancia.