Guerrero.- Agremiados a la sección 28 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG) tomaron el palacio municipal para exigir el pago correspondiente a la segunda quincena de agosto.

De acuerdo con testimonios, serían unos 700 trabajadores sindicalizados a los que el Ayuntamiento de Chilpancingo les adeuda su pago salarial, y que debió haber pagado por la mañana.

Ayer, el área de comunicación social del alcalde Antonio Gaspar Beltrán, compartió fotografías de una reunión del edil con trabajadores, con quienes se comprometió a garantizar los pagos de manera puntual.

Los inconformes, liderados por su líder sindical José Natividad Adame Martínez, cerraron las dos entradas del palacio municipal minutos antes de que terminara la jornada laboral matutina.