El Centro de Salud de la colonia del PRI, en Chilpancingo, suspendió de manera indefinida sus actividades de odontología y vacunación debido al corte de servicio de energía eléctrica por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Trabajadores este centro dijeron que la Secretaría de Salud no cubrió con los gastos de tarifa por uso de luz eléctrica, por lo que el servicio les fue suspendido afectando a los usuarios de las colonias aledañas.

Calificaron de "penoso" regresar a los vecinos de al menos 20 colonias a las que les prestan atención, sólo porque la Secretaría de Salud no ha cumplido con el pago de algo tan básico como lo es la energía eléctrica.

Una de las enfermeras indicó a los pacientes que la vacunación no se puede prestar porque los insumos requieren refrigeración; por ello, desde hace una semana que se suspendió la energía, todo el material de vacunación fue trasladado a la jurisdicción sanitaria.

“Dejarlo aquí sería una irresponsabilidad porque se echaría a perder”, expuso la enfermera.

Este día, al menos 20 personas con sus bebés llegaron a muy temprana hora a solicitar servicio de vacunación pero fueron regresados, les informaron que podrían acudir a otro centro de salud como el de la Alameda para recibir la vacunación o en su defecto esperar a que se restablezca la energía para poder ofrecer el servicio.

Del servicio de odontología, el personal del centro de salud confirmó que desde hace tres meses tiene problemas con el compresor que “unos días funciona y otros no”.

Han informado a los mandos de la institución para que se les brinde mantenimiento, sin embargo no han tenido respuesta; “ahorita el servicio está totalmente suspendido porque no tenemos luz y los aparatos requieren de energía, pero adicionalmente se necesita mantenimiento y dotación de material”.

Los usuarios se mostraron solidarios con el personal, a quienes ofrecieron que si es necesario realizar alguna manifestación para que se brinden las condiciones de trabajo, con gusto participarían, pues de su parte ven la disposición de trabajar; sin embargo, entienden las limitaciones a las que se enfrentan.

El personal del centro de salud no pudo informar a cuánto asciende el adeudo, pues esa información la tienen en las oficinas centrales, a donde llega el recibo.

“Lo que nos percatamos es que los de la CFE se llevaron incluso el medidor, por lo que se tendrá que realizar un nuevo contrato”.