Ciudad de México.- El Gobierno de la Ciudad de México recomendó no realizar velorios ni necropsias a personas que murieron a causa de COVID-19.

Tampoco se harán traslados de cuerpos en la zona conurbada del Valle de México ni en el extranjero para estos casos.

“Nos enfrentamos a un virus que permanece en el cuerpo aún después de la muerte”, dijo en conferencia la secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, Rosa Icela Rodríguez.

Esto, dijo, obliga, a tomar medidas especiales en los casos en que el certificado de defunción indique que la causa fue COVID-19 y extremar los cuidados a la hora de manipular los cuerpos.

Los cuerpos deberán ser entregados en bolsas especiales a los servicios funerarios y deberán permanecer cerradas y selladas, detalló la funcionaria al presentar el protocolo para el manejo de defunciones en la CDMX.

El Gobierno capitalino estableció tres escenarios para casos por muerte por COVID-19: si la persona fallece en su domicilio, si muere en el hospital, y otro si el deceso ocurre en la vía pública.

En domicilio: Un familiar o conocido debe dar aviso a la policía, Locatel o 911 y la Secretaría de Salud se encargará del certificado de defunción y asistirá al lugar para hacer un proceso de sanitización y un seguimiento epidemiológico.