Benjamin Lloyd es un artista que hizo sentir a un grupo de niños del hospital Starship Children en Auckland, Nueva Zelanda, como grandes estrellas de rock al tatuarlos con un aerógrafo.

El neozelandés lleva 10 años en el mundo del aerógrafía, y hasta hace poco incursionó como tatuador, en donde además hace tatuajes para niños (con el aerógrafo).

El artista subió una foto en su cuenta de Facebook con uno de sus pequeños clientes con la siguiente leyenda:

“Nada me brinda más alegría que ver como un tatuaje a la medida incrementa la confianza de un niño.”

Además agregó que si la fotografía alcanzaba los 50 likes, tatuaría gratis a pacientes del Starship Children’s.

En menos de una hora el post había sido compartido más de 420 mil veces por familiares de los pacientes y personas que apoyaban la iniciativa.

Esta inusual labor altruista de Lloyd sin duda alegra la vida de niños con enfermedades graves.

"Pinté a un niño en nueve minutos, así que prometo ningún ser irá sin el suyo", y añadió que llevará un equipo de filmación para documentar el día.

niño niña