Suecia.- No cabe duda que cada día la gente está más loca, y es que no es para menos, con esta pandemia y el escasez de alcohol, ha despertado una curiosidad muy asquerosa.

En el Museo de la Comida Asquerosa en Malmo, Suecia, puedes probar vino fermentado con saliva, licor fermentado en retretes de una prisión y una fuerte bebida escocesa que se sirve de una ardilla disecada.

El lugar que ha tenido muestras con testículos de toros y quesos infestados de gusanos, presenta una exposición temporal de bebidas desagradables a partir del sábado.

El director del museo Andreas Ahrens dijo que quiere impulsar a la gente a examinar su relación con el alcohol al mostrar los extremos a los que ha llegado la gente para lograr bebidas que alteren la mente.

La mayoría de las bebidas en la exposición se consumen realmente en alguna parte del mundo, pero para aquellos que no están familiarizados con el sabor podrían parecer repugnantes.

Entre ellas hay licores herbales amargos como el Gammel Dansk, que se toma en Dinamarca, así como el Fernet-Branca, un amaro italiano.

Entre las decenas de artículos de comida que se suelen mostrar en el museo hay pene de toro, batidos de rana de Perú, vino hecho con ratones bebé que es consumido en China y Corea y el “surstromming” de Suecia, arenques apestosos, pútridos y fermentados.

Muchas de las bebidas fermentadas que se exponen ahora igual harán que se te revuelva el estómago. Una de ellas es una antigua bebida coreana creada para ser usada como medicina con heces de niño fermentadas y arroz.

Te va a interesar: 

¿Por qué hay cerveza más cara y baja en alcohol?

Negocios continúan vendiendo bebidas alcohólicas fuera de horario establecido

Camión repartidor tira cervezas; regios aprovechan para bebérselas