Chilpancingo, Guerrero.- Por una disparidad de salarios, el Tribunal Electoral del Estado (TEE) revocó el tabulador salarial aprobado en enero por el Consejo General del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC).

Los consejeros J. Nazarín Vargas Armenta, Cinthya Citlali Díaz Fuentes y Rocio Calleja Niño, aprobaron el acuerdo en la primera sesión del año celebrada el pasado 16 de enero y días después, lo impugnaron tras argumentar que uno de sus subordinados, percibía un salario superior al de ellos. 

En el acuerdo revocado, se establece un tabulador con información incompleta de los consejeros, que solo muestra el ingreso que tienen por salarios, pero que no revela las compensaciones, estímulos, bonos y primas vacacionales por sus funciones. 

De acuerdo a los promoventes del recurso de impugnación, resultaba inconstitucional qué el secretario ejecutivo Pedro Pablo Martínez Ortiz, percibiera un salario mayor, pese a que ocupaba un cargo inferior al de los consejeros electorales. 

El tabulador aprobado en enero, muestra que el consejero presidente Nazarín Vargas Armenta, tenía un sueldo mensual de 75 mil 465 pesos, mientras que el de los consejeros electorales era de 73 mil 590 pesos. El de Martínez Ortiz, era de 99 mil 232 pesos.

Según la resolución del TEE, resultó “procedente” revocar el acuerdo aprobado el pasado 16 de enero, y que el Consejo General del IEPC, emita uno nuevo que sea debidamente fundamentado por los funcionarios.

En la votación, la magistrada Hilda Rosa Delgado Brito fue la única que emitió un voto en lo particular, en el que señaló que la impugnación debió haber sido desechada, porque no configura una causal de imprudencia, establecida en la Ley de Sistemas de Medios de Impugnación. 

Argumentó que el acto controvertido fue consentido en su momento por los consejeros que ahora impugnaron el acuerdo, “lo cual impide que el pleno se pronuncie respecto a la cuestión planteada”.

Delgado Brito recalcó que en el acta de sesiones de fecha del 16 de febrero, el consejero presidente omitió hacer un señalamiento sobre su inconformidad al acuerdo que iba a ser aprobado, y en contraste, este fue aprobado sin objeciones.