Mujeres embarazadas entrevistadas en diferentes unidades médicas de Acapulco aseguraron sentirse preocupadas ante la posibilidad de enfermarse del virus del zika.

Y es que de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), las instituciones que investigan los brotes de esta enfermedad “están encontrando pruebas cada vez más numerosas de una relación entre el virus de Zika y la microcefalia”.

Asimismo, las entrevistadas reprocharon que, al menos en los hospitales a los que acuden, no han recibido apoyos como repelentes o pabellones.

La joven Tania Franco López mencionó que, si bien se siente bien con su embarazo, tiene miedo por lo que ha sabido de la enfermedad a través de los medios de comunicación.

Dijo saber que el virus “ya entró a Guerrero”, por lo que le preocupa la posibilidad de enfermarse a sus cinco meses de gestación.

Franco López dijo estar enterada de la posibilidad de que los bebés de madres con zika puedan desarrollar microcefalia.

Dijo que a pesar de que cuenta con seguro social, su médico familiar no se ha comunicado con ella para explicarse acerca de este virus y sobre los repelentes y pabellones que el gobierno municipal y estatal ofrece a mujeres embarazadas.

Entrevistada a las afueras del hospital Vicente Guerrero, dijo que hasta la fecha sólo ha realizado acciones de limpieza en su casa, y ha comprado insecticidas para fumigar dos veces al día.

En tanto, la señora Iris Lizet Gutiérrez Hernández, de siete meses de embarazo, dijo:

“La verdad a mi me da mucho miedo esta enfermedad, más que dicen que ya está en Acapulco y las autoridades no están apoyando como lo dieron a conocer, que apoyarían con repelentes y pabellones”.

Afirmó, a las afueras del hospital mencionado, que hasta la fecha no he recibido ningún tipo de apoyo, y que en su casa realiza limpieza constante; “porque tengo a un niño más y no quiero que se enferme”.

Asimismo, a la salida del hospital del Seguro Popular, Noemí Pedrosa Sánchez dijo que su embarazo de tres meses es de alto riesgo, y que está muy preocupada por el zika.

Autoridades de los tres niveles de gobierno han anunciado acciones para que la enfermedad – de la cual se han detectado dos casos en Acapulco, de acuerdo a la Dirección General de Epidemiologia – no afecte a la población ni a los turistas que visitan el puerto.

Sin embargo, Pedrosa Sánchez dijo que no ha recibido ni apoyo material para protegerse ni información, más allá de lo que se ha enterado por los medios de comunicación.

Su situación, agregó, es complicada; cerca de su casa – en la colonia Jardín Mangos - hay dos terrenos baldíos en el que las autoridades no han acudido a fumigar.

Por su parte, a la señora Cristi Samantha Quintana Becerro sí le dieron información pero le negaron la entrega de repelente y pabellón; le explicaron, en el hospital, que a sus ocho meses de gestación su bebé no corre ningún riesgo por el zika.

Finalmente, la joven Jennifer Solís Morales, de tres meses de embarazo, acudió al centro de salud municipal de Hogar Moderno para pedir el pabellón y el repelente que el Ayuntamiento ofrece a las mujeres embarazadas.

Ahí le pidieron que fuera a su centro de salud correspondiente, el de La Mira, a donde fue sólo para que le informaran que no habían recibido aún el repelente que se va a distribuir.

Ella también dijo sentirse temerosa de lo que pueda sucederle a su bebé, ha escuchado la situación de las mujeres en Brasil y los de los recién nacidos con microcefalia.

Y también sabe que la enfermedad ha llegado al estado.