Acapulco.- "Tener covid-19 es vivir una pesadilla horrible porque no sabes qué pasará, o si vas a volver a ver a tu familia. Sientes que te vas a morir y no sabes qué hacer, ni a dónde recurrir", reveló Daniel Contreras García, quien se recuperó tras haber padecido el contagio de la pandemia.

Daniel es comerciante independiente en el puerto de Acapulco. El pasado mes de abril dio positivo a coronavirus, tras acudir a la Secretaría de Salud para realizarse una prueba covid-19.

Narró que antes de resultar positivo nunca tuvo ningún contacto físico con alguna persona enferma, sino todo lo contrario: Recuerda que cuando regresaba de trabajar se bañaba y seguía toda las recomendaciones de la Secretaría de Salud, usaba cubrebocas y gel antibacterial. Sin embargo, nada de eso lo protegió para evitar que se contagiara de Covid-19.

Contreras García tiene 55 años de edad y cuenta que a mediados de abril comenzó con dolor de cabeza, huesos y temperatura superior a los 38 grados. Luego sintió que se le bloqueó el sentido del olfato y el gusto, sufriendo un cuadro gripal. Tras declararlo positivo, la SSA le pidió aislarse del  resto de su familia.

"Cuando di positivo entre en shock porque no sabes que pasará, ni cómo tratar la enfermedad. Pensé que era un simple catarro pero cuándo comienzas a sentirte más mal, es ahí donde comienzas a sentir miedo y a pensar en ti y en tu familia porque no sabes qué pensar, ni a dónde acudir. Afortunadamente, un hermano me prestó su casa, de lo contrario se te cierra el mundo. Piensas que vas a morir y que no volverás  a ver a nadie, es una pesadilla viva", indicó.

Relató que durante su enfermedad no quiso acudir a tratarse en ningún hospital público o privado porque le dan pánico. Por eso, mejor decidió aislarse en uno de los cuartos de la casa de su hermano y se atendió con una doctora particular que le recetó un desparasitante,  antibióticos, antivirales y ocho inyecciones con las que fue mejorando.

Dijo que su hija mayor fue la que estuvo al pendiente de su enfermedad en todo momento, pero siempre con las medidas preventivas que la médico le recomendó.  Comentó que los ochos días de su enfermedad fueron su peor pesadilla, situación que dijo: "no se la deseó a nadie, es la peor de las enfermedades porque efectivamente te mueres, y te entierran al instante porque estás contaminado".

Refirió que una de las recomendaciones que le pidió su médico fue no tomar frio, no usar ventilador,  aislarse y que sus  alimentos fueran entregados con el menor contacto físico. Los utensilios que usara deberían ser lavados con suficiente cloro y agua caliente para desinfectar y sanitizar, así como alimentarse bien aunque no tuviera suficiente apetito.

A pesar de librar el contagio, Daniel Contreras tiene que guardar reposo absoluto durante un mes más para recuperar sus defensas y la energía de su cuerpo, dijo.