México.- Luego del asesinato del general iraní, Qasam Soleimani, en un ataque efectuado por Estados Unidos, surgió la sospecha de una posible tercera guerra mundial; sin embargo, expertos aseguraron que dicho suceso es imposible por el momento.

La guerra, en caso de que hubiera, sería a través de ataques cibernéticos y a objetivos específicos que afecten al país “rival”, no sólo infraestructuralmente, sino sistemática y políticamente.

De acuerdo con el Consejo de Asuntos Exteriores de Estados Unidos las intervenciones militares por parte de Irán están lejanas, debido a que la disputa camina sobre una línea política, ligada a afectaciones económicas.

La única guerra que podría ocurrir sería la conocida como “híbrida”, señala el internacionalista y columnista Mauricio Maschoulam, quien manifestó que probablemente Irán no quiera arrastrar el conflicto “hacia su propio territorio”, sino “golpear suavemente a Estados Unidos”.

Con lo que, los enfrentamientos serían más mediáticos, estratégicos y sistemáticos; aunque también podrían desatarse una serie de atentados o asesinatos estratégicos de personas importantes en el mundo político de Estados Unidos o incluso algunos ciberataques, detalló el portal Plumas Atómicas.

En caso de que ocurriera una guerra híbrida entre Estados Unidos e Irán, esta podría “lastimar la confianza de inversión” que otros países tienen en México, señaló Alejandro Saldaña.

Además, podría verse presionado por el país vecino para aislar políticamente a Irán, detalló Gerardo Rodríguez.

Lo que sería poco probable, ya que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha declarado que México no intervendrá en el conflicto entre Estados Unidos e Irán, como lo estipula el artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

También Estados Unidos podría pedir a México recudir su relación con Teherán o las agencias de inteligencia mexicanas se verían obligadas a cooperar con las contrapartes estadounidenses para evitar que el país o sistema financiero sea usado para cometer actos terroristas en contra del país gobernado por Donald Trump.

Por otra parte, el territorio mexicano también se vería afectado con un ligero aumento en los precios de los combustibles.