La Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR) estimó que entre 4.6 y 6.6 millones de personas pudieran resultar afectadas por el terremoto que sorprendió a Nepal el pasado sábado.

De esa cantidad de personas, el organismo señaló que de momento han podido ubicar a unas 75 mil personas que necesitan ayuda con urgencia.

El secretario general del organismo, Elhadj Amadou As Sy, solicitó a la comunidad internacional 33.4 millones de francos para poder robustecer sus operaciones en la zona afectada en donde ya se encuentran mil 500 miembros de su personal.

En rueda de prensa en Ginebra, Sy señaló que la magnitud de las necesidades crecerá conforme se tenga una evaluación más clara de la situación y cuando se pueda tener acceso a zonas a las que hasta el momento ha sido imposible llegar.

Al ser cuestionado sobre la situación en la zona del Tibet y si el organismo había recibido reportes de la Cruz Roja China al respecto, Sy dijo que no han recibido informes sobre el estado de esta zona en particular.

La FICR trabaja en conjunto con la Cruz Roja local y con las federaciones de países cercanos a la zona devastada por el temblor de 7.9 grados en la escala de Richter que sacudió al país en pleno día , lo que multiplicó el número de víctimas, señaló.

A su vez el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas (ONU) dijo en un comunicado que se movilizan rápidamente para satisfacer las necesidades de los que sobrevivieron la tragedia , pero que lo han perdido todo.

El PMA despliega sus reservas de alimentos a la región, y ha trasladado a la zona un avión que distribuirá por los aires galletas de alto contenido de energía. Las galletas se utilizan a menudo en las primeras etapas de una emergencia, ya que son ligeros, fáciles de transportar, y no necesitan cocción.

Señaló que equipos del PMA especializados en logística y respuesta de emergencias han llegado al aeropuerto de Katmandú y otros están en camino a medida que trabajan para evaluar la magnitud de la catástrofe.

Asimismo cuentan con un equipo de técnicos especializados que utilizan imágenes de satélite y toda la información disponible para hacer una evaluación inicial de la situación e identificar el número y la ubicación de las personas afectadas.

De igual forma, equipos especializados en emergencias del PMA han llegado o están en camino a Nepal para apoyar la logística, informática y las necesidades de alimentos y se han activado los protocolos de emergencia para apoyar a la respuesta de este desastre.

Por su parte, la oficina del Alto Comisionado de la ONU para Refugiados (ACNUR) apresura también el envío de suministros para los sobrevivientes .

ACNUR también trasladó un avión con material necesario para refugios temporales y unas cuatro mil lámparas solares a los distritos montañosos orientales de Ramechhap, Okhaldhunga y Sindhuli conforme a lo solicitado por las autoridades.

Más muertes, y replicas

La cifra de muertos por el terremoto que azotó hace dos días a Nepal aumentó a cuatro mil 138, mientras unas seis mil 800 personas resultaron heridas y más de seis mil casas quedaron dañas y destruidas, reportaron hoy autoridades nepalíes.

Además, unas 90 personas murieron en los países vecinos, incluyendo 67 en India y 20 en la región china del Tíbet, ya que el sismo también fue sentido en esos países.

El sismo de 7.8 grados Richter del sábado y sus réplicas, la mayor de ellas de 6.7 grados, también han dejado decenas de miles de damnificados, de acuerdo con cifras del Ministerio nepalí del Interior, aún preliminares del peor sismo en Nepal desde 1934.

Al menos mil 914 casas resultaron destruidas por completo, mientras que otras cuatro mil 184 resultaron dañadas, según un comunicado del centro nacional de situaciones de emergencias del Ministerio del Interior, citado por el canal de televisión Nepal 1.

En Katmandú, capital de Nepal, varios edificios que formaban parte de la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, entre ellos, la torre Dharahara y la plaza Durbar, se derrumbaron durante el sismo de 7.8 grados en la escala de Richter.

Debido a las réplicas, casi 100 desde el terremoto, miles de personas han pasado la noche a la intemperie, bajo las bajas temperaturas y las lluvias de este lunes, que obstaculizan las tareas de rescate.

El gobierno nepalí ya ha pedido ayuda a la comunidad internacional para hacer frente a las consecuencias del peor sismo que ha sufrido el país en los últimos 80 años.

Aseguró que la prioridad es el rescate de las personas atrapadas bajos los escombros y la distribución de ayuda de primera necesidad a las víctimas del terremoto.

En la primera rueda de prensa desde la tragedia, el vocero del gobierno, Leela Mani Poudel, indicó que las operaciones de rescate están centradas en los distritos más afectados por el seísmo, incluidos Gorja, Dhading, Sindhupalchowk y Kathmandú.

Reconoció que las operaciones de rescate y el reparto de ayuda se está enfrentando con “nuevos retos, ya que nuestra capacidad ha sido incapaz de satisfacer las abrumadoras demandas”.

Poudel señaló que pese a que ha comenzado a llegar ayuda de distintos países, siguen haciendo falta tiendas de campaña, mantas, medicinas y agua potable, según el portal eKantipur.

Varias naciones se han movilizado para apoyar a Nepal enviando equipos de rescate y asistencia, así como alimentos, pero el esfuerzo humanitario enfrenta grandes dificultades, pues ahora las lluvias se suman a las carreteras cortadas y a las deficiencias estructurales.

Este lunes, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través de su Programa Mundial de Alimentos (PMA), se prepara para lanzar una gran operación alimentaria a Nepal, en la que se enviará un avión cargado con ayuda humanitaria.

“Será una operación importante, masiva”, declaró Elisabeth Byrs, portavoz de PMA, quien agregó que los suministros de alimentos serán trasladados en helicóptero a causa de la destrucción masiva de carreteras.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) a través de su página web estimó que 940 mil niños de Nepal necesitan ayuda humanitaria urgente, ya que permanecen en las zonas gravemente afectadas por el sismo.

Unicef tiene previsto enviar a Katmandú dos aviones con 120 toneladas de ayuda humanitaria, incluidos medicamentos y materiales médicos para los hospitales, así como tiendas de campaña y mantas. Notimex.