Acapulco, Guerrero. - No hay nada más guerrerense, que echarse una cazuela con pozole todos los jueves, ¿o no primo?

Ya sea blanco, verde o rojo, este platillo es una tradición gastronómica y cultural que se deleita en cada rincón de nuestro estado, y claro, acompañado de un buen mezcal.

En la mesa del guerrerense se disfruta del maíz hervido o pozole con carne de cerdo o pollo, servido en cazuelas de barro, pero según las tradiciones de cada comunidad también se come con mariscos, o hasta con un huevo, el cliente se lo prepara a su gusto.

Hay para todos los gustos primo, nosotros no juzgamos.

Significado: En su raíz náhuatl “pozolli”, significa espuma, esto hace referencia a los granos de maíz cacahuazintle, cuya apariencia es dura, grande y blanca, pero al cocerse cada grano abre como flor y esto da la impresión de ser espuma.

La receta del pozole es originaria de la zona centro del Guerrero, y actualmente se cuenta con cuatro tipos diferentes:

Pozole blanco

Es elaborado como un caldo de granos de maíz hervido con el sabor de la cabeza de vaca o cerdo y varios condimentos, Está sazonado con orégano, chile molido, cebolla, rábanos, queso fresco, aguacate o chicharrón prensado.

Este pozole se podría decir que es el tradicional, que siempre vas a encontrar. Es un verdadero festín que conjuga años de historia en un solo plato.

Elopozole (rojo)

Este pozole es otra variedad a base de granos de elote hervido con espinazo de puerco y pollo, chile guajillo licuado, calabacitas y zanahoria y epazote.

Este platillo se acostumbra servir en las fiestas de los pueblitos, y su base principal es el elote tierno de temporada.

Pozole verde

Este platillo nació cuando las cocineras le agregaban a la base de pozole blanco que les sobraba, un mole verde compuesto de un pipián hecho a base de pepita, epazote fresco, chiles verdes y tomates de cáscara, para venderlo al otro día. Una idea que nació para quedarse.

Pozole de camagua

Se trata de una mezcla de elote desgranado el cual es hervido junto con frijoles negros y trozos de elotes rebanados, se le agrega epazote para darle ese peculiar sabor y se sirve con carne de cerdo.

Este delicioso platillo es más común en las regiones Centro y Norte del estado, y para darle un sabor más rico, le echas un chile de árbol frito en aceite.

¡UFF, pa’ chuparte los dedos!

Así que ya sabes primo, si quieres probar un verdadero pozole, como dios manda, vente a Guerrero que aquí vas a tener hasta para escoger.

Te va a interesar:

Por los caminos del Sur… ¡está playa Paraíso!

Te presentamos la ruta del “relleno de cuche” en Acapulco