El exempresario Estuardo González, alias Eco, ratificó hoy sus acusaciones contra el expresidente Otto Pérez Molina y la otrora vicepresidenta, Roxana Baldetti, ambos encarcelados por un caso de defraudación tributaria.

González, en calidad de "colaborador eficaz" del Ministerio Público (MP), presentó testimonio en el caso conocido como La Línea, luego de que en la jornada del lunes la defensa de los acusados logró que se postergara la audiencia.

Para la continuación de la diligiencia este día, el titular del Juzgado de Mayor Riesgo "B", Miguel Ángel Gálvez, ordenó la comparecencia de González, quien durante varias horas detalló la manera de operar del grupo.

Indicó en su prolongada exposición que guardaba en su computadora, en poder de los investigadores, el detalle de los pagos ilegales que entregaba principalmente a Pérez Molina y Baldetti.

Reiteró sus acusaciones contra los exgobernantes como cabezas del grupo criminal y de corrupción, al señalar que para ocultar la identidad de ambos se les denominó como "El uno" y "La dos".

Como consta en los "reportes" guardados en su computadora decomisada por el MP, precisó que el 50 por ciento de las ganancias ilícitas eran para Pérez Molina y Baldetti.

Del resto entregaba cuatro por ciento a Juan Carlos Monzón, entonces secretario privado de Baldetti y quien en un principio fue considerado por el MP como jefe del grupo criminal, cinco por ciento para la autoridad recaudadora de impuestos y dos por ciento para Eco.

El fiscal del MP a cargo del caso, Juan Francisco Sandoval, dijo a periodistas que garantizar la seguridad de González era responsabilidad del Estado, luego que el "colaborador eficaz" acusó al expresidente de amenazarlo de muerte.

La diligencia continuará el miércoles, según la convocatoria del juez Gálvez, quien procesa a más de 30 empresarios y autoridades de la Superintencia de Administración Tributaria (SAT).

El escándalo llevó a Pérez Molina y Baldetti a renunciar a sus cargos.