Ciudad de México, (Notimex).-Creador de más de mil inventos, de los que sobresalen la lámpara de filamento incandescente y el fonógrafo, con los que consiguió reconocimiento mundial y cambió la vida de las familias, el estadounidense Thomas Alva Edison nació el 11 de febrero de 1847.

De acuerdo con datos del sitio “biografiasyvidas.com”, Edison vio la primera luz en la población de Milan, Ohio, de donde a los siete años de edad se trasladó junto con su familia hacia Port Huron, Michigan, en busca de mayor prosperidad.

Ahí entró por primera vez a la escuela, de la que fue expulsado apenas tres meses después debido a una supuesta falta de interés y de aptitudes, en lo que al parecer intervino la sordera parcial que sufrió. Por ello, la primera instrucción la recibió de su madre, Nancy Elliot, quien había sido maestra.

Conforme a su biografía publicada en el sitio “conacytprensa.mx”, fue a temprana edad que Edison empezó a ganarse la vida a través de la venta de periódicos en el tren que iba de Port Huron a Detroit, cuyas ganancias le permitieron instalar un laboratorio de química.

Posteriormente fue enseñado por un telegrafista a usar este aparato, agradecido de que el pequeño Thomas salvara a su hijo de un accidente. El futuro inventor se ganó el prestigio de ser uno de los expertos en el aparato más rápidos de su tiempo.

Ya en 1868 se trasladó a Boston, donde ingresó su primera patente, la de un “Dispositivo para registrar mecánicamente los votos del Congreso” y más tarde, en Nueva York, obtuvo un mejor puesto luego de arreglar un telégrafo de la empresa en la que trabajaba.

Poco tiempo después inició su “carrera” de inventor al crear un “Indicador de cotizaciones eléctrico y automático”, aparato que había diseñado durante su estancia en Wall Street, y en 1876 montó su famoso laboratorio en la calle de Menlo Park, en Nueva Jersey.

En ese lugar, de acuerdo con la fuente, fue donde Edison creó una serie de inventos que le dieron un lugar en la historia, siendo uno de sus preferidos el fonógrafo. El propósito que se impuso fue el de desarrollar un invento cada 10 días.

Fue en ese mismo centro de creatividad donde tres años después sucedió el milagro de la luz eléctrica, del foco, invento que llamó la atención mundial, por lo que al lugar llegaron para conocer el acontecimiento histórico periodistas de todo el mundo.

“Para muchos, Edison fue un hombre práctico ya que además de inventar, dio al proceso de invención un carácter de producción en masa, por lo que se afirma que es difícil decir cuál de sus inventos es su máxima aportación”, reconoce la fuente.

El científico y escritor de ciencia ficción Isaac Asimov señaló en su momento que “su contribución a la ciencia fue la idea general de un progreso continuo e inevitable, materializado gracias a esforzados investigadores que trabajan en grupo o en solitario, con el objetivo de ensanchar el horizonte del hombre”.

Thomas Alva Edison

Thomas Alva Edison murió el 18 de octubre de 1931, en West Orange, Nueva Jersey, no sin antes haber dejado un legado a la humanidad más de mil inventos que cambiaron las costumbres de las sociedades de la era industrializada, refiere el sitio electrónico “biografiasyvidas.com”.

Sobresalen sus descubrimientos en áreas tan distintas como la óptica, la acústica o la electricidad.

Los inventos más reconocidos que se deben a su genio son la lámpara de filamento incandescente producida a bajo costo, y el fonógrafo, que permitió grabar y reproducir sonidos; pero además se interesó por el cinematógrafo.

En esta área llegó a utilizar “una tira de película del tipo Eastman, sustituyendo la rígida pieza de cristal clásica por una película flexible, sobre cuyos bordes aplicó unas perforaciones que permitían que varias ruedas dentadas la hiciesen girar a suficiente velocidad para hacer imperceptibles las discontinuidades entre fotografías”, indica la fuente.

Trabajó además en una banda sonora experimental coordinada con la imagen, así como en un invento que, según su estudio publicado en la revista “Scientific American”, permitía reproducir una imagen animada con colores naturales, es decir el cine a color.