México.- Trágica sorpresa se llevó un perito en Tijuana, Baja California, pues cuando se encontraba trabajando acudió a levantar un cuerpo, sin imaginar que el cadáver que levantaría era el de su madre.

Se trata del agente Rubén “N”, quien labora en el área de servicios periciales, como parte de sus labores tiene que encargarse de los levantamientos de los cuerpos, sin embargo a pesar de estar acostumbrado a toparse con aterradoras escenas, esta en especial fue difícil para él.

Más tarde el hombre confesó que llevaba un tiempo sin ver a su madre, pues se la pasaba la mayor parte del tiempo trabajando y dedicado a su familia, por lo que únicamente se comunicaba con su madre por teléfono

Un día autoridades recibieron el reporte de una víctima herida por impactos de bala, y pese a que al lugar acudieron paramédicos de la cruz roja, ya nada pudieron hacer para salvar la vida de la mujer, quien finalmente falleció en el lugar de los hechos.

Elementos policiacos acudieron para acordonar el área del crimen, y tras el deceso se dio aviso a la Procuraduría General del Estado, donde se requirió el apoyo de peritos, entre los cuales se encontraba Rubén.

Peritos llegaron al lugar de la escena, y encontraron el cuerpo de una mujer de 60 años cubierto con una manta blanca, quien según se indicó fue a la tienda a comprar leche cuando hombres armados asaltaron el lugar e hirieron a  la mujer.

Cuando los peritos procedieron a levantar la manta, Rubén se quedó atónito, empezó a llorar y abrazar el cuerpo, pues se trataba de su madre.

Pese a que sus compañeros no entendían lo que ocurría, el elemento les dijo que era su madre, momentos después el hombre fue tranquilizado, y tuvo que continuar con su labor.