Tijuana.- A través de las redes sociales WhatsApp y Facebook, residentes de Tijuana encienden el odio contra migrantes que llegaron a la ciudad para pedir asilo al gobierno de Estados Unidos.

Todo comenzó en la página de Facebook “Tijuana en contra de la caravana migrante”, donde resalta el rechazo a los centroamericanos que llegaron como parte de la caravana que inició su viaje en octubre pasado desde Honduras y, a la que se han unido personas de El Salvador, Guatemala e incluso de México.

A cinco días de su creación el grupo alcanzó casi 4 mil seguidores.

En este espacio los habitantes locales piden sacar a los extranjeros, también “hacer patria y matar un hondureño”. Argumentan que se trata de delincuentes, que entre el grupo hay pandilleros adictos a las drogas y hasta homicidas. Después —aunque sin nombre—, se creó un grupo de WhatsApp en el que los mensajes xenofóbicos son explícitos y convocan al ataque.

El pasado miércoles, los llamados surtieron efecto, y después de las 9:00 de la noche —hora local—, unos 200 residentes irrumpieron en el lugar donde dormían los migrantes sobre algunos tendidos en la arena, justo a un costado del muro que divide Tijuana de la Unión Americana.

Las agresiones iniciaron con insultos y amenazas, pasaron a pedradas y no llegaron a más porque arribó personal de Grupo Beta y de la Policía Federal (PF) con autobuses para retirar a los centroamericanos.

“Váyanse a la ve...”, era el grito de guerra que utilizaron para correr a los migrantes, hombres y mujeres avecindados en Tijuana.

Preocupa a Gobernación. El secretario de Gobernación,Alfonso Navarrete Prida, admitió que el gobierno federal ve con “mucha preocupación” que pueda registrarse un enfrentamiento en la frontera norte, si la caravana intenta ingresar a Estados Unidos de manera intempestiva. Sobre todo, por las acciones y discurso de “nuestro vecino del norte es extraordinariamente hostil… hacia la migración no documentada”, aseguró tras anunciar ferias de empleos para nacionales y migrantes.

No resuelven nada. Las expresiones utilizadas en los grupos de Facebook y WhatsApp invitan más a la violencia que a resolver lo que los residentes consideran un problema. Por ejemplo, uno de los usuarios identificado como Javier, pidió usar bates de beisbol, otros exhortaron a lanzar bombas molotov al campamento.

Aunque no usaron explosivos, sí lanzaron piedras. Hubo jaloneos hasta que intervino la Policía Federal y pudo enviar a los extranjeros a un refugio.

Hasta el jueves eran casi 2 mil centroamericanos los que llegaron desde el domingo a esta frontera, donde hay otros 3 mil más en una lista de espera que dura casi dos meses para ser recibidos por el gobierno estadounidense e iniciar su trámite de petición de asilo.