Chilpancingo. Este viernes el ayuntamiento destruyó la parte frontal de los baños públicos que se construyen en la alameda Granados Maldonado de esta ciudad.

La demolición se hizo para ampliar el andador de 90 centímetros a un metro con 20, según los trabajadores.

Estas observaciones fueron hechas a las autoridades por el Consejo de Urbanismo municipal y la asociación Levantemos Chilpancingo, que de manera simbólica la clausuraron la semana pasada.

La construcción de los baños se hace en un andador de la alameda y a espaldas de la Cruz Roja, lo que generó críticas a las autoridades e integrantes de Levantemos Chilpancingo denunciaron “la privatización de los espacios públicos”.

Sin embargo, el alcalde Marco Antonio Leyva Mena, dijo que la obra no se cancelaría y la única modificación que le realizaría era la ampliación del andador como lo marca la normal y en beneficio de los transeúntes.

Defendió la construcción y dijo que se trataba de un proyecto integral de recuperación de la alameda, para lo cual lo primero que tenían que hacer eran los baños públicos.

El martes, integrantes de Levantemos Chilpancingo se reunieron con Leyva Mena y le informaron que buscarían una segunda opinión de la construcción de los baños y buscaría al Colegio de Ingenieros y Arquitectos para que emitieran una opinión.

Otros baños públicos se construirán en el zócalo de la ciudad, en la central de abasto del mercado del barrio de San Francisco y en el mercado Baltazar R. Leyva Mancilla. Por su uso se cobrarán cinco pesos.