Al menos ocho personas murieron en los últimos días en favelas situadas en el turístico barrio de Santa Teresa, como consecuencia según la policía de una batalla entre facciones rivales por el control del tráfico de droga.

Dos personas fallecieron la víspera por disparos en la zona de Morro da Coroa, aunque por el momento se desconoce si son criminales o víctimas de balas perdidas.

Un policía del Batallón de Operaciones Especiales (BOPE), cuerpo de élite de la policía carioca, resultó herido por un disparo cuando realizaba una patrulla en una zona próxima, según fuentes policiales.

El viernes pasado cuatro personas habían fallecido en un enfrentamiento entre bandas criminales opuestas en zonas aisladas de este barrio donde se erigen varias favelas y, aunque el conflicto no alcanzó las zonas más turísticas, sí afectaron a los accesos y áreas colindantes.

Policías armados de varias unidades fueron desplegados para realizar controles en vehículos, mientras algunos vecinos de este barrio de clase media alta se declararon asustados, pues esta área no suele ser escenario de conflictos armados.

Iniciativas como la de mantener unidades permanentes de la llamada “policía pacificadora” (UPP, en sus siglas en portugués) en 38 favelas de la ciudad lograron rebajar los índices de violencia, aunque el tráfico de drogas y los enfrentamientos siguen sucediendo en favelas de Río de Janeiro.

Brasil es uno de los países más violentos del mundo y, según datos recientes compilados por el Instituto Igarapé, el país encabeza el ranking mundial de homicidios en términos absolutos, con más de 56 mil asesinatos en 2012.

De las 50 ciudades con más homicidios de América Latina, 22 están en Brasil, según la fuente. (Notimex)