México.- La Federación Mexicana de Fútbol (Femexfut) hizo negocios un narcotraficante en la compra de los equipos Irapuato y Querétaro.

Transcripciones del juicio de Joaquín "el Chapo" Guzmán revelaron que el narcotráficante Tirso Martínez Sánchez era dueño de varios clubes, entre ellos, Los Gallos Blancos (primera división) de Querétaro e Irapuato (de segunda división), que fueron comprados en 14 millones de dólares por la Femexfut.

Martínez trabajó para el Cártel de Sinaloa y el de Juárez, fue detenido en 2014 y extraditado a Estados Unidos un año después.

Durante el juicio del Chapo, Martínez también dijo que fue dueño del club Venados de Yucatán y Los Reboceros de La Piedad, Michoacán, cuyas compras fueron de alrededor de 600,000 y 2.2 millones de dólares, respectivamente.

Una vez que la Femexfut se dio cuenta que Martínez era el dueño de estos equipos mediante auditorías en 2006, inició acercamientos con un presidente de los clubes, designado por Martínez, para realizar las compras.

"Se formó el Consejo de Dueños y se pidió hacer una especie de auditoría a todos los equipos para ver la solvencia económica y para saber si podían tener equipos en Primera División. Esos dos en especial se vio que no tenían la solvencia o no presentaron los papeles suficientes a la empresa que nosotros le encomendamos el trabajo", dijo el presidente de la Femexfut Alberto de la Torre, en una entrevista con el portal Medio Tiempo.

"Tuvimos que comprarlas a plazos, tuvimos que moverle. Las dos costaron alrededor de 14 millones de dólares y fue barato a comparación de lo que valen ahora los equipos", agregó de la Torre.

Después los Gallos pasaron a manos de empresarios como Juan Antonio Hernández, Axel Bulle, Amado Yañez y Olegario Vázquez Raña, hasta llegar a la familia Hank; en tanto que el Irapuato de la familia Millet Reyes, Ramón Morató, Concepción Enríquez y Jorge Rocha.