Chilpancingo. Cabildos de los municipios de Chilpancingo, Tixtla y Eduardo Neri (Zumpango), retomarán el tema del relleno sanitario que es impulsado por el alcalde Marco Antonio Leyva Mena y determinarán si el proyecto será “intermunicipal”.

Consultado vía telefónica, el alcalde de Tixtla, Hossein Nabor Guillen, informó que el día de ayer sostuvo una reunión privada con el alcalde de Zumpango, Pablo Higuera Fuentes y Leyva Mena, donde se discutió el proyecto del vertedero.

La reunión fue convocada por el alcalde capitalino y se acordó que los cabildos analizarán el tema del relleno sanitario y en su caso aprobarán que sea “intermunicipal”.

Nabor Guillen dijo que “hay muchas posibilidades” de que el vertedero sea utilizado por los tres municipios; pero dijo que le advirtió a Leyva Mena que de no haber un estudio de impacto ambiental los pobladores de la comunidad de Metlalapa seguirán oponiéndose al proyecto.

“No vamos a darle para delante, hasta que no existe el estudio de impacto ambiental” que será emitido por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). “De ninguna manera vamos a poner en riesgo la salud de los pobladores”, aseguró.

Dijo que al garantizar que no habrá contaminación, él intervendrá con los habitantes de la comunidad que se encuentra ubicada sobre el libramiento de cuota a Tixtla y unos metros de donde será instalado el vertedero.

En otro tema, el alcalde perredista reconoció que ha dejado de “hacer mucho” por el municipio a consecuencia de la deuda de más de 120 millones de pesos que dejaron pasadas administraciones.

Recriminó al gobierno del estado que hasta el momento no lo hayan ayudado con “un solo peso”, ni con obras de impacto, pese a que le pidió el apoyo al gobernador Héctor Astudillo Flores.

“(El gobierno del estado) no nos han ayudado con un solo peso, con un solo centavo. Nos han ayudado con asesorías. Desazolve de barranca y un pozo profundo”, añadió.

Dijo que áreas como el DIF municipal no cuentan con recursos para operar. Al igual que Servicios Públicos y Desarrollo Social.

Añadió que las demandas por laudos laborales que ascienden a 35 millones 358 mil 870 pesos, siguen su curso, pero que no las puede pagar. “Reconozco la deuda, pero no se pueden pagar”.