México.- De acuerdo con el reporte del gobierno del estado de Hidalgo, desde el 18 de enero hasta el jueves se reportaron cuatro altas por mejoría medica de personas que permanecían hospitalizadas tras el incendio de la toma clandestina de la comunidad de San Primitivo, del municipio de Tlahuelilpan.

Además, 15 personas más permanecen en hospitalización, en espera de que su estado de salud mejore. De estos, uno se encuentra en nosocomio del estado de Hidalgo, mientas que los restantes 14 se ubican en hospitalización fuera de la entidad.

En el reporte, se contabilizan 130 personas fallecidas, de las cuales 68 murieron el día de la tragedia y 62 perecieron en hospitales, a donde fueron trasladados, sin que pudiera mejorar su estado de salud.

Fue la noche del 18 de enero que la tragedia enlutó a comunidades de la región de Tula, considerada como uno de los perímetros con el mayor tráfico ilegal de hidrocarburo de la entidad.

Ese día, decenas de personas se congregaron alrededor de una fuente de combustible, que se formó por la fuga en el ducto Tuxpan- Tula, que atraviesa por campos de cultivo de alfalfa de San Primitivo, a fin de rapiñar hidrocarburo.

Pese a los llamados de militares y de personal de seguridad pública  a que se desalojara el área, los habitantes hicieron caso omiso. Alrededor de las 18:50 horas, se registró el siniestro más trágico relacionado con el huachicol en el país.

Gobierno de AMLO apoya a deudos

Abraham Mendoza Zenteno, delegado en Hidalgo de los Programas para el Desarrollo del Gobierno Federal, aseguró que  se está apoyando con 15 mil pesos a los familiares por el incendio en un ducto de Pemex en Tlahuelilpan, Hidalgo.

De acuerdo con el diario Excélsior, el funcionario enfatizó que el apoyo se brinda a los familiares de hospitalizados, desaparecidos o fallecidos.

Abraham Mendoza Zenteno, delegado en Hidalgo de los Programas para el Desarrollo del Gobierno Federal, aseguró que  se está apoyando con 15 mil pesos a los familiares por el incendio en un ducto de Pemex en Tlahuelilpan, Hidalgo.

De acuerdo con el diario Excélsior, el funcionario enfatizó que el apoyo se brinda a los familiares de hospitalizados, desaparecidos o fallecidos.

El pasado 18 de enero una explosión en una toma clandestina en un ducto de Petróleos Méxicanos cobró la vida de 130 personas en la comunidad San Primitivo en Hidalgo.

Cerca de 15 personas continúan hospitalizadas en diferentes hospitales de la capital, Hidalgo y otras entidades.