El dirigente de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) Bruno Plácido Valerio advirtió que como organización “darán una lección para que no se vuelva a repetir” un atentado en contra de un policía del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana, (grupo de autodefensa integrado por miembros de la UPOEG) como ocurrió con el comandante Mauro Rosario Ayodoro, y el policía Gerardo Simón Ramírez, emboscados la tarde de este domingo.

En entrevista telefónica, Plácido Valerio informó que todas las estructuras de la UPOEG acordaron resolver el doble homicidio ocurrido la tarde de ayer sobre la carretera Tierra Colorada-Ayutla, en el que el comandante del municipio de  Tecoanapa, Mauro Rosario Ayodoro, y el policía Gerardo Simón Ramírez, fueron asesinados en una emboscada cuando circulaban por la vía estatal.

Dijo que el doble homicidio es “es un atentado contra la organización” y que ya están trabajando sobre datos, pero aclaró que nada hará público hasta que “se opere y entreguen resultados”.

Señaló que durante el transcurso de esta semana la UPOEG tendrá una reunión con la Fiscalía General del Estado para buscar coordinación en las investigaciones de los policías ciudadanos asesinados ayer, “porque ante la delincuencia es muy importante que caminemos juntos y busquemos el bien, y hacer un solo bloque contra quienes andan mal”.

Recordó que como organización han sufrido distintos atentados que han cobrado la vida sus integrantes; uno de ellos, Miguel Ángel Jiménez Blanco, promotor de la UPOEG que fue asesinado en agosto del año pasado en la localidad de Xaltianguis, al que se suma el doble homicidio ocurrido la tarde de ayer.

Al cuestionarle sobre amenazas en contra de los policías ciudadanos asesinados ayer, dijo: “Todos los que nos metimos a este movimiento tenemos enemigos por los intereses que pudimos afectar en términos generales, y las agresiones se pueden derivar de ahí”.