México.- La falta de coordinación entre Caminos y Puentes Federales y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana se ha convertido en la vía libre que merma la eficacia de las estrategias para combatir la toma de casetas de cobro del organismo, reconocieron fuentes de Capufe.

Lo anterior quedó en evidencia luego de que el pasado miércoles 8 de enero, un grupo de manifestantes tomó la plaza de cobro de Tlalpan de la autopista México – Cuernavaca y aunque solo fue por unas horas y no pidieron colaboración económica a los usuarios, permitieron el paso de los automovilistas sin el pago de peaje correspondiente.

De la misma forma, este jueves 9 de enero, alrededor de 40 manifestantes tomaron la plaza de cobro de Huitzo, de la autopista Oaxaca – Puebla, desde las 4 de la madrugada.

En ambos casos no hubo presencia de efectivos para inhibir que los manifestantes tomarán las plazas, como lo marca la estrategia anunciada en diciembre pasado por Genaro Enrique Utrilla Gutiérrez, director de Capufe.

Según Capufe, la estrategia echa mano de la presencia de policías, del diálogo, para convencer a los grupos que buscan detener la circulación que están cometiendo un delito federal y, en caso de no encontrar resultado, se prevé el uso de la fuerza.

En las primeras tomas de plazas de este 2020, tal estrategia no se ha puesto en marcha.

Las estimaciones del monto económico que Capufe llega a perder, una vez que quienes toman las plazas de cobro, permiten el paso de los automovilistas sin el pago de peaje correspondiente, es de entre 4 millones 500 mil pesos y 5 millones de pesos por día, lo que al año ha llegado a representar alrededor de mil 800 millones de pesos al año que el organismo deja de percibir.