Ciudad de México.- Familiares de personas fallecidas por Covid-19 en la clínica 220 del IMSS en Toluca, tomaron la noche del miércoles los accesos y salidas del hospital, en protesta por el retraso en la entrega de los cuerpos de sus parientes.

Decenas de enfermeras, afanadoras y hasta médicos que habían terminado su turno, tuvieron que esperar más de cuatro horas para poder abandonar el hospital, pues los familiares no dejaban salir a nadie, lo que hizo necesaria la presencia de la policía municipal de Toluca y de la Guardia Nacional para permitir la salida e ingreso del personal.

El conflicto comenzó a detonarse anoche, pues hacían falta folios de certificados de defunción, lo que retrasó la entrega de los cadáveres de quienes fallecieron por Covid-19.

Este miércoles fueron siete personas las que murieron en ese nosocomio, por la enfermedad viral, lo que agravó el problema.

Alrededor de las 23:00 horas se llegó a un acuerdo con los familiares de las víctimas quienes comprendieron el problema de los folios y se dio por terminada la protesta.

En el transcurso de la madrugada poco a poco fueron entregando los cuerpos y para esta mañana el hospital desarrolla sus actividades sin problema alguno.