Chilpancingo, Guerrero.- Pobladores de comunidades damnificadas de los municipios de Chilpancingo y Leonardo Bravo tomaron la delegación de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), en la capital del estado, para exigir atención de las autoridades federales, esto a tres años de las afectaciones que dejaron las tormentas Ingrid y  Manuel.

Las familias afectadas provienen de siete pueblos, y arribaron la mañana de este miércoles a la delegación de la Sedatu , en donde respaldados por organizaciones sociales, colocaron cadenas en la entrada del inmueble, así también cerraron el encauzamiento del rio Huacapa, a la altura de la delegación federal.

“Nosotros no hemos sido reubicados, no tenemos construcción de casas y sí fuimos censados como comunidades damnificadas. Hubo omisiones serias de las cuales no somos culpables y por ello se nos ha abandonado”, lamentó, David Damián García.

Desde minutos antes de las 11 de la mañana, los damnificados impidieron la salida del personal de la oficina de la Sedatu, y adelantaron que no se moverían del lugar hasta que llegara el delegado, José Manuel Armenta, Tello quien llegó minutos después.

En esta protesta participaron representantes de las localidades de Tierra Colorada y Las Joyitas, del municipio de Leonardo Bravo, así comoy San Vicente, El Fresno, El Tejocote, Azinyahualco y Chicahuales del municipio de Chilpancingo.

“Todas las comunidades que venimos hoy, presentan grandes retrasos en sus reconstrucciones. Hasta ahorita no ha sido reubicada ninguna familia, a tres años, hace falta todo, no hay viviendas, no hay luz, siguen viviendo en los lugares donde fue dictaminado que eran zonas inhabitables”, explicó Damián García.

El dirigente social dio a conocer que sí se han sentado en un par de ocasiones junto con el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores y el delegado de SEDATU, pero que no se le ha dado seguimiento a los acuerdos emanados de las reuniones.

Ante la llegada de Armenta Tello, los manifestantes le pidieron que dijera si puede o no resolver las demandas de los pueblos damnificados desde la tormenta Manuel en 2013.

Finalmente, tras dos horas de diálogo, se acordó una reunión el próximo lunes en la que se fijará una fecha nueva para la visita de funcionarios federales para atender el tema de los pueblos que continúan sin ser construidos o reubicados.