Guerrero.- El alcalde de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán, ironizó con tomar casetas de peaje para que el municipio tenga recursos económicos para pagar adeudos millonarios que mantiene la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH) con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En un noticiero de radio, Gaspar Beltrán refirió que si la CFE, no otorgaba una tarifa especial a la Capach por el uso de energía eléctrica, el gobierno municipal no tendría otra opción que manifestarse.

“Realmente, yo siento a veces una frialdad hacia los municipios (del gobierno federal), que no va a quedar otra”, explicó el edil perredista sobre radicar las protestas a la CFE.

Ayer, la directora de la Capach, Irma Lilia Garzón Bernal reveló que este viernes, más del 80 por ciento de la ciudad se quedaría sin agua potable, tras un corte del servicio eléctrico a los sistemas de bombeo que abastecen la capital.

El gobierno municipal debía pagar alrededor de un millón 700 mil pesos, para que la CFE no cortara la energía eléctrica.

Gaspar explicó que debido a la falta de ingresos en la comisión de agua del municipio, el área de comercialización del órgano, había iniciado una serie de cortes a usuarios con deudas históricas e impagables.