Chilpancingo, Guerrero.- El alcalde capitalino Antonio Gaspar Beltrán, reveló que en la capital, una de las ciudades más afectadas por la escasez de agua, se han detectado más de ocho mil tomas clandestinas de agua potable.

El edil perredista mencionó que en recibos no pagados a la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach), los usuarios adeudan una suma de más de 200 millones de pesos.

De acuerdo a información de la directora de la paramunicipal, Irma Lilia Garzón Bernal, sólo 45 mil personas se encuentran registradas dentro del padrón de usuarios que cuentan con el servicio de agua potable.

Gaspar Beltrán señaló que la administración municipal no ha descartado ninguna opción para hacer frente a la crisis financiera en la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado, incluso la de tener que privatizar el servicio.

Cuando dimos el anuncio de que pudiéramos privatizar el sistema, no es una ocurrencia, es una necesidad, empresas interesadas en administrar la CAPACH, hay y al por mayor”, señaló.

El presidente municipal indicó que en los últimos meses, el gobierno del estado se ha hecho cargo de pagar el suministro de energía eléctrica que utilizan las plantas abastecedoras de la CAPACH.