México.- El Décimo Tribunal Colegiado en materia Penal negó el amparo al ex director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón de Lucio, por lo que deberá comparecer ante la Fiscalía General de la República (FGR) por el caso del software Pegasus que presuntamente se utilizó durante el sexenio de Enrique Peña Nieto para espiar a periodistas y defensores de derechos humanos.

El ex servidor público solicitó que se le exentara de comparecer, al argumentar que la información y documentos que le fueron solicitados, tienen el carácter de información reservada de acuerdo con los artículos 53 y 54 de la Ley de Seguridad Nacional y hasta hoy “no ha sido liberado de la obligación de guardar silencio”.

No obstante, los magistrados consideraron que Zerón de Lucio fue titular de la AIC y con ese cargo participó en el contrato de compraventa del software, por lo que “es evidente que ese cargo no forma parte del Consejo de Seguridad Nacional, por lo que no se encuentra dentro de la hipótesis de los servidores públicos que deben guardar la promesa de confidencialidad”.

Asimismo, puntualizaron que no se le pretende entrevistar sobre temas propiamente de seguridad nacional, sino que la información que se le requiere es únicamente respecto al contrato de compraventa del software Pegasus y su operatividad, lo que quiere decir, que es un tema ajeno a la seguridad nacional.

En octubre pasado, la juez Octavo de Distrito de Amparo en Materia Penal, Luz María Ortega Tlapa, determinó negar la protección de la justicia al ex funcionario. La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle) inició una carpeta de investigación por la compra y el uso que la entonces PGR le habría dado al malware Pegasus para la intervención de equipos celulares y el espionaje.

La compra, por 32 millones de dólares, se habría hecho en octubre de 2014 mediante la AIC y su Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información (Cenapi) desde donde se habría operado el espionaje.