Acapulco, Guerrero.- Acapulco tiene lugares históricos que han quedado en el olvido por la falta de inversión e innovación de dichos lugares, sin embargo hoy haremos un viaje a través del tiempo recordando desde la polémica Sirena Costeña, hasta centros recreativos de los años 50 como emblemático Jai-Alai.

Acuario Mágico Mundo Marino

Ubicado en la playa de Caleta, en el acuario podías encontrar actividades para todas las edades, como deslizadas dentro del mar, servicio de deportes acuáticos, pájaros exóticos y tropicales entrenados para poder interactuar con ellos.

Además, de souvenirs para recordar tu visita, una sala de proyección, un museo marino, así como un restaurante con una vista panorámica a las playas de Caleta, Caletilla y la Isla de la Roqueta.

En él también había shows marinos y de buceo y albercas con agua dulce y de mar.

mágico mundo marino ok

Plaza de toros Caletilla

Hoy en día, solo quedar recuerdos de lo que fue el apogeo de esta plaza de toros, el recinto poco a poco fue perdiendo permanencia y quedó en el olvido de los locales y visitantes.

La historia de este lugar comenzó el 21 de mayo de 1955. Durante la inauguración, el cartel presentaba Juan Silveti, Jorge ‘El Ranchero” Aguilar y Curro Ortega con toros de Pasteje. Los cuatro dejaron en cemento sus huellas como recuerdo del acontecimiento que presenciaba por primera vez el puerto de Acapulco.

plaza de toros caletilla ok

El Golfito Karabalí

Este lugar se distinguió durante mucho tiempo por ser un centro recreativo para turistas y locales quienes disfrutaban de este deporte acompañados de amigos y familiares, y mejor aún ¡A la orilla de la playa!

Sin embargo, el golfito que se ubica sobre la avenida Costera, a la altura de playa Hornitos ha sufrido del abandono; incluso, durante varios años el lugar se convirtió en el ‘Hotel Camarena’ en donde se instalaban turistas con casas de campaña.

Hoy en día solo podemos ver basura.

golfito karabail_Noticias

Jai-Alai

Construido en la década de los 50, la instalación que se ubica en Caletilla, se convirtió en un punto de referencia para artistas, desde personajes políticos, deportistas y del mundo del espectáculo, se daban cita en ese lugar.

Pese a los esfuerzos por revivir el inmueble, este quedó olvidado y su imagen actual dista mucho de lo que alguna vez fue, cuando era el escenario de batallas entre profesionales de México, Estados Unidos y Europa.

jaialai

La sirena costeña

Esta escultura, que causó polémica desde su colocación, murió luego de que amaneciera sin la cabeza y sin manos.

Fue donada a la ciudad en 2008 por su creador, el escultor local Samuel Muñúzuri.

Aunque su intención era crear un “icono de Acapulco”, la estatua inmediatamente provocó que se extendieran las críticas por su apariencia “antiestética” ya que tenía una apariencia robusta.

sirena costeña