México.- Del año 2000 a mayo de 2019, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ha recibido 11 mil 939 quejas, de las cuales 11 mil 549 son referentes a tratos crueles, inhumanos o degradantes, mientras que 390 corresponden al delito de tortura.

En el marco del Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, el organismo apuntó que en 19 años se han emitido 322 recomendaciones particulares y 21 por violaciones graves, tanto por tortura como por tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Del total de recomendaciones por violaciones graves por tortura en dicho periodo seis se dirigieron a la Fiscalía General de la República, cinco a Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, tres a Secretaría de la Defensa Nacional y a la Secretaría de Marina, dos al gobierno del Estado de México y al del Michoacán, y el mismo número al Ayuntamiento de Iguala de la Independencia, Guerrero.

En tanto, las principales autoridades a las que se dirigieron las recomendaciones particulares por tortura fueron la Secretaría de la Defensa Nacional, que recibió 50 recomendaciones; la de Marina, 25; la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, 25; la Fiscalía General de la República, 17 y al gobierno de Tabasco, cuatro.

Mientras que los gobiernos de Chihuahua, Baja California, Guerrero y San Luis Potosí, así como a la Procuraduría General de Justicia Militar tuvieron tres cada uno.

También se emitieron dos recomendaciones dirigidas a los gobiernos de Durango, Guanajuato, Estado de México, Nuevo León, Puebla y Quintana Roo, así como al Instituto Nacional de Migración.

En este contexto, el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT) realizó en 2018 un total de 525 visitas a diversas instituciones donde se encuentran personas privadas de libertad, de los cuales 55 son Centro de Reinserción Social y Cárceles Municipales, y 11 Centros de Tratamiento de Personas Adolescentes en Conflicto con la Ley.

Además de 239 Agencias del Ministerio Público, 43 Hospitales Psiquiátricos, 94 Albergues; 101 Juzgados Cívicos y Separos Municipales y dos Estaciones Migratorias, localizados en 29 entidades federativas.

Durante esas visitas se encontraron diversos factores de riesgo que merman la calidad de vida de las personas en internamiento, tales como falta de medicamento para atención a pacientes psiquiátricos, hacinamiento en los lugares de detención, insuficiencia de personal y en el presupuesto asignado para su mantenimiento, entre otros .

La CNDH subrayó que la persistencia de la práctica de la tortura en México se aleja de la consolidación de la institucionalidad y del respeto a la legalidad, y urgió que autoridades y sociedad reconozcan, entiendan y vean de frente el problema, ya que negarlo o relativizarlo no ayuda a nadie y perjudica a todos.

Advirtió que para la Comisión la tortura es una práctica injustificable e inaceptable bajo cualquier supuesto. “No hay un fin que permita ser tolerantes con ella, así como tampoco niveles o rangos aceptables del flagelo”.

Sostuvo que no es un mal menor ni cuestión que se pueda asumir como inherente a la investigación de los delitos o como producto de una cultura o forma de justicia arraigada en el país.

“Tampoco es vía para la justicia o para alcanzar la seguridad, sino delito, abuso de poder que mediante el dolor, miedo, humillación y sometimiento niega la humanidad de quien la sufre y elimina su libertad, su capacidad de decisión y de actuar por sí mismo”, subrayó.

Explicó que de las 11 mil 939 quejas registradas en dicho período; cinco mil 813 concluyeron por orientación; dos mil 635, por no existir materia; 760, por conciliación; 704, se resolvieron durante el trámite; 539, por acumulación; 321, por desistimiento del quejoso; 308, por falta de interés procesal del quejoso; 50, por orientación y remisión a organismo local; 29, por no competencia; una, por no responsabilidad de la autoridad.

Mientras que 436 están en trámite y se han emitido 322 recomendaciones particulares y 21 por violaciones graves, tanto por tortura como por tratos crueles, inhumanos o degradantes.