México.- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) alertó que en 19 cárceles y centros de detención municipales de Jalisco persisten factores de riesgo de tortura y malos tratos, y que “no garantizan que las personas ahí detenidas gocen de estancia digna, segura, ni trato con debido respeto a su dignidad”, al no solventar 69.06% de las observaciones formuladas por el organismo del año pasado.

De acuerdo a la CNDH, tras la realización de un monitoreo anual, el Mecanismo Nacional de la Tortura (MNPT) confirmó que Comisarías de Seguridad Pública y Cárceles Municipales de 19 municipios jaliscienses “atendieron solo 44 (18.66) de los 236 factores de riesgo que les fueron reportados hace un año para prevenir acros de tortura y otros tratos o penas crueles inhumanos o degradantes”.

De acuerdo a la visita realizada por el MNPT en el mes de abril, del total de observaciones 29 (12.28 %) “presentaron avances encaminados a su cumplimiento y 163 (69.06) aún persisten”, lo que deriva en que los centros de privación de libertad municipales “no garantizan” condiciones dignas ni seguras para las personas alojadas.

La falta de cumplimiento de las observaciones del MNPT se presentaron en las instalaciones de los ayuntamientos de Atotonilco El Alto Chapala, El Salto, Encarnación de Díaz, Guadalajara, Jalostitlán, La Barca, Lagos de Moreno, Ocotlán, San Juan de los Lagos, San Pedro Tlaquepaque, Sayula, Teocaltiche, Tepatitlán de Morelos, Tequila, Tonalá, Yahualica de González Gallo, Zapopan, Zapotlán el Grande y Zapotlanejo, así también como una Casa Hogar de Guadalajara.

En un comunicado, la CNDH informó que los factores de riesgo más relevantes identificados en los centros de detención de 19 municipios de Jalisco están “la falta de mantenimiento e higiene en las instalaciones; carencia de partida presupuestal para el suministro de alimentos a las personas privadas de la libertad; inexistencia de celdas exclusivas para alojar mujeres, y falta de Reglamentos y Manuales de Procedimientos que regulen las áreas de detención”.

El organismo agregó que entre las deficiencias detectadas también destacan la “falta de servicio médico y de privacidad a, realizar la certificación de integridad física a las personas detenidas; insuficiencia de personal de seguridad; falta  de capacitación de los servidores públicos en materia de Derechos Humanos y Prevención de la Tortura, así como de instrucción del personal médico en materia de Derechos Humanos y Prevención de la Tortura, así como de instrucción del persona médico en materia de ‘Protocolo de Estambul’, e inexistencia de registros y programas para prevenir para prevenir y atender situaciones o eventos violentos”.