Chilpancingo, Guerrero.- Trabajadores de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach), aglutinados a la sección 32 del SUSPEG, tomaron desde las 8:00 de la mañana los sistemas de bombeo de agua del organismo.

Un grupo de ellos se apoderó del sistema de bombeo que se encuentra en el poblado de Acahuizotla, mientras que un segundo hace lo propio con el que se encuentra en la salida de Mochitlán.

Esta medida más rigurosa por parte de los empleados, es a raíz de la falta de respuesta a sus demandas laborales por parte del gobernador Héctor Astudillo Flores con quien se reunieron ayer, y ante la omisión del alcalde Antonio Gaspar Beltrán y la dirección de Capach.

Entrevistado esta mañana, el secretario general de esa fracción del SUSPEG, Gaudencio Atrisco Campos recordó que aún no les pagan la segunda quincena del mes de agosto a los 200 trabajadores que aglutina la organización sindical.

Además, de que todavía no les cubren lo concerniente a la prima vacacional que se les otorga en el mes de junio de cada año, despensas correspondiente al periodo febrero-agosto de 2020, uniformes y la retribución de sus cuotas sindicales.

La medida de los trabajadores se suma al paro laboral que mantienen desde el martes 2 de agosto en las oficinas administrativas y operativas de la paramunicipal, ubicadas en el barrio de San Mateo y en la colonia Los Ángeles, respectivamente.

La toma de los sistemas de bombeo de agua dejará sin el servicio a miles de familias de la capital, lo que desataría a la vez una serie de protestas.