Acapulco, Guerrero.- La manifestación que hicieron el miércoles vecinos de La Venta afuera del ayuntamiento de Acapulco, para exigir la ratificación del actual oficial del Registro Civil en ese lugar, evidenció el tráfico que el gobierno municipal, encabezado por el perredista Evodio Velázquez Aguirre, hace con los nombramientos.

El área de Registro Civil cobra por todo: desde actas de nacimientos hasta certificados de defunción. De ese dinero que paga la gente por sus trámites, una parte pequeña se queda en la población –por ejemplo, en la comisaría de La Venta- y otra es reportada al ayuntamiento.

Las razones para la protesta del miércoles no son pocas: muchas comisarías dependen del cobro de actas para sostener sus gastos. Pero los ingresos, de los que el ayuntamiento se lleva una tajada, pueden resultar sorprendentes.

Los vecinos denunciaron un caso que data de hace casi 20 años, el periodo 1997-1999, cuando hubo un fraude por 130 millones de pesos en el Registro Civil de La Venta, que era ocupado por Hilda Gazga Olmedo.

El ayuntamiento, para mantener el control económico de las oficialías, nombra a los jueces. Documentos en poder de Bajo Palabra muestran que desde el 14 de febrero se echó a andar el cambio de jueces del Registro Civil.

En un oficio dirigido al secretario general del ayuntamiento, Daniel Meza Loeza, el regidor Amílcar García Estrada (PRD) le envía la lista de las personas que los ediles eligieron para ocupar las plazas del Registro Civil.

Como el cargo de oficial es dado por el ayuntamiento, no hay un concurso de méritos profesionales para las designaciones, sólo, al parecer, las relaciones entre los regidores y los candidatos.

El oficio y parte de la lista del reparto.

El reparto

Los ganones fueron el regidor Amílcar García, del PRD, quien envió el oficio al alcalde Evodio Velázquez, se quedó con tres.

El síndico Ilich Lozano, también perredista, se quedó con tres y Arturo López Sugía, de Movimiento Ciudadano, con tres más.

El panista Porfirio Daza Rodríguez obtuvo dos; los priistas Luis Miguel Terrazas Irra y Linda Karina Ríos Radilla dos también, y la petista Francisca Alma Juárez Altamirano se quedó con otro par.

Los que alcanzaron sólo una fueron Olga Salmerón Mendoza(PRI), Braulio César Montes Vázquez (PRI), Alejandra Solorio Almazán (PRD), Vladimir Beciez Romero (PRD), Teófila Platero Aviléz (PT), y quien es síndica procuradora administrativa; Verónica Cadena Saligán (PRD), Brígida Rosa María Trani Torralva (PRI), Emma Reyes Hernández (PRI) Ulises Manrique Dorantes (PAN)

En la lista están, para la Oficialía 2, de Paso Texca, Yazmín Marín Valdez, que fue propuesta por regidor Amílcar García.

Porfirio Daza Rodríguez quiere poner a Selene Salinas Pérez en el Registro Civil de Puerto Marqués; Ilich Lozano Herrera presenta a Rogelio Vargas Adame para que ocupe la oficina de Xaltianguis, y Luis Miguel Terrazas Irra propuso a Armando Ozuna Gallardo en el ejido La Sabana.

Mientras que Arturo López Sugía propuso a Elizabeth Pérez Cortés para la oficina 15 del Registro Civil, ubicada en El Salto 2; Alma Juárez presentó a Luz Ofelia Moreno Gracia para la oficina 16, de Lomas de Chapultepec; de nuevo, el regidor Amílcar García, metió la mano para promover a Roberto Alfonso Espinoza Godoy en la Oficialía 17, de Ciudad Renacimiento, pero el documento tiene la anotación que reculó y en su lugar puso a Aranely Méndez Solano.

Porfirio Daza repite con Raúl Vázquez Bernabé, en la oficialía 20, de la colonia Emiliano Zapata

Arturo López Sugía presentó a Jazmín Salgado Bracho para la Oficialía 21, de La Zanja; Linda Karina Ríos Radilla mandó a la Oficialía 25, de Los Órganos, a César Augusto Cervantes Galeana.

Olga Salmerón Mendoza propuso a Amelia Medel Urrutia en la Oficialía de Las Cruces, número 26.

Linda Karina Ríos puso a Pamela Isabel Valois Villalva, en La Venta, donde se ubica la Oficialía 29.

Amílcar García Estrada puso a Dulce Villanueva Pedraza en La Garita, Oficialía 30; Braulio César Montes recomendó a Fortino López Maganda en Llano Largo, para la Oficialía 31.

Alejandra Solorio Almazán propuso a Yamel Gutiérrez Rivera en Caleta, para la Oficialía 34, mientras que Ilich Lozano presentó a Bismarck Cayetano Bedolla Platero, para la Oficialía 35, de Centros Hospitalarios y a Javier Alarcón Ruano en Piedra Imán, Oficialía 36.

Vladimir Beciez puso a María de Lourdes Alcocer Rico en la oficialía de El Coloso, la 38, y López Sugía a David Borja Padilla, en la Oficialía 40, de Santa Cruz.

Alma Juárez primero puso a Abel Apolonio García en la 41, de El Campanario, pero lo cambió por José Luis Delgado Casildo.

Teófila Platero Aviléz colocó a Julio Santos Cruz en la Oficialía 42, de El Arenal.

Mientras que Luis Miguel Terrazas recomendó a Joel Saúl Quiñonez Díaz, para la oficialía 45, de La Libertad

Para la Oficialía 46, de La Máquina, la regidora Verónica Cadena propuso a Matilde Luna Antonio; Rosa María Trani Torralva a Susana Caro Sánchez, para la Oficialía 47, de la colonia Progreso

Emma Reyes Hernández presentó a Ricardo Rivera Cabrera, para la Oficialía 48, de Costa Azul; Ulises Manrique Dorantes, a Carlos Cisneros Materos, para la Oficialía de Kilómetro 40.

La falta de transparencia en la administración de Velázquez Aguirre no permite saber qué proceso se sigue para que los regidores propongan a quienes serán oficiales del Registro Civil, porque el Reglamento de la Ley número 495 del Registro Civil del Estado de Guerrero no da a los ediles la atribución de proponer a los oficiales.

Pagar para nacer y morir

En Guerrero, el formato en el que se inscriben los datos cuesta, el puro papel, 29 pesos, pero el gobierno municipal cobra por legalizarlos y el trámite, por ejemplo, en el caso de un nacimiento, 214 pesos, y además agrega un impuesto de 60 por ciento, distribuido en 15 por ciento para caminos, 15 por ciento más para turismo, otro 15 por ciento para ecología y otra cantidad igual para educación, dando un total de 371 pesos, pero si el registro es extemporáneo, aumenta hasta 626.

Otro trámite parecido, el registro de adopción, cuesta 627.

Si una persona se quiere casar, además de los exámenes prenupciales que pide el Registro Civil, hay que desembolsar, si el matrimonio es en la oficina de la dependencia, 510 pesos, y a domicilio, se eleva a más del triple: mil 722 pesos.

Cuando el trámite es el contrario, es todavía más caro.

En su protesta, los habitantes de La Venta denunciaron que la exoficial Hilda Gazga Olmedo, a la que acusan de fraude por 13 millones de pesos, hacía los divorcios “a su manera”, y las razones son económicas, porque para disolver el matrimonio, por la vía judicial, es decir, cuando uno de los cónyuges demanda al otro, cuesta 745.

Pero si el divorcio amistoso, por acuerdo de las partes, lo que deben pagar aumenta casi 400 por ciento, porque hay que entregarle al ayuntamiento 2 mil 867 pesos.

Dice el tabulador de precios que un acta de defunción es gratuita, pero si el registro de la muerte es extemporáneo, se deben pagar 388 pesos.

Para tener una perspectiva del dinero que ingresa al ayuntamiento sólo por nacimientos, hay que analizar que el Instituto de Estadística y Geografía (Inegi) reportó el nacimiento de 18 mil 569 bebés en Acapulco, durante 2012.

Si registraron a todos, significa que los padres aportaron al municipio 6 millones 888 mil 728 pesos.

A esta cifra hay que sumar los cobros por defunciones, matrimonios y divorcios, que son los trámites que mayor demanda tienen.

De estas cantidades, no se sabe cuánto le toca a la Oficialía, cuánto al ayuntamiento, y mucho menos, en qué se ocupa el dinero.

El oficio y parte de la lista del reparto.