El delegado de la Sedatu en Guerrero, José Manuel Armenta Tello, sostuvo que se trabaja para tramitar manifestaciones de impacto ambiental, cambios de uso de suelo y acciones de mitigación, ante la clausura de desarrollos de vivienda.

Más de 13 proyectos que impulsa la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en el estado han sido clausurados por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) por no contar con permisos y estudios de impacto ambiental.

Armenta Tello indicó que las clausuras de proyectos de vivienda que se edifican para familias damnificadas por las tormentas Ingrid y Manuel en septiembre de 2013 ha provocado que las obras estén paradas.

Señaló que las clausuras de los desarrollos que ha hecho la Profepa son acciones preventivas, para que se obligue a la Sedatu a tramitar las manifestaciones de impacto ambiental, los cambios de uso de suelo y las acciones de mitigación.

Una vez que cumpla con estos tramites, apuntó, la Profepa podrá retirar los sellos de clausura y permitirá a la Sedatu continuar con los trabajos de construcción.

Armenta Tello anotó que estos desarrollos de vivienda que debieron haberse entregado a los damnificados se ubican en los municipios Tixtla, Coyuca, Aziyahualco, Chilpancingo, Acapulco y Eduardo Neri, entre otros.

Mencionó que varios desarrollos se encontraban detenidos y tenían más de un año y medio que no se ejecutaban acciones por problemas legales y administrativos.

La Sedatu, al retomar los trabajos que estaban parados, tuvo que hacer reasignaciones de desarrollos a nuevas empresas con nuevos procesos legales y administrativos.

Notimex