Villahermosa, Tabasco.- El obispo de la Diócesis de Tabasco, Gerardo de Jesús Rojas López, pidió fortaleza a quienes trabajan por el bienestar de todos, al oficiar la liturgia este domingo 5 en la Catedral de Tabasco, y transmitida por Televisión Tabasqueña, TVT, la red de televisión pública de propiedad estatal de Tabasco.

Esta relación de facto Estado-Iglesia en Tabasco es manifiesta aun y que el logotipo de campaña electoral del ahora gobernador Adán Augusto López Hernández tuviera al exgobernador Tomás Garrido Canabal como uno de sus prototipos de gobernantes a emular.

Garrido Canabal impulsó en el periodo de 1928 a 1935 a la escuela racionalista que llevó a la destrucción de imágenes religiosas, decretar que los sacerdotes tenían que contraer matrimonio para poder celebrar sus ritos  y convertir a los templos en escuelas públicas.

Este domingo, Rojas López, con nueve años en el obispado, dijo en el máximo recinto católico de Tabasco: “Cuida de manera especial a quienes se esmeran en su servicio para preservar la salud y la vida de sus hermanos”.

Con el resonar del eco por la ausencia de feligreses, debido a la recomendación sanitaria a la población en general “Quédate en casa”, expuso: Hoy estamos ante ti llenos de fe, pero atribulados por los peligros que nos acechan: el dolor y angustia de las familias en todo Tabasco.

Al término de la celebración religiosa, Rojas López agradeció “a las redes que nos hacen la caridad de transmitir la eucaristía y a TVT, la televisora de nuestro estado”.

Este es el mensaje:

Padre misericordioso, Señor del cielo y de la tierra, hoy estamos ante ti llenos de fe, pero atribulados por los peligros que nos acechan: el dolor y angustia de las familias en todo Tabasco.

Al afrontar esta enfermedad de coronavirus, lo reconocemos humildes y pecadores, acudimos a ti porque sabemos que tú eres nuestro único Salvador.

Señor, tú eres nuestro refugio y fortaleza; infinita misericordia, a ella nos acogemos.

Ten compasión de tu pueblo que peregrina en Tabasco, únicamente, en ti pone su Esperanza, la hija de nuestro suelo, la enfermedad, la angustia y la desesperación, lo sentimos, como la imagen de tu hijo Cristo Rey señor de Tabasco, atados de pies y manos con dolor y golpeados con esta enfermedad.

Mira el rostro de tu amado hijo Jesús en los niños, los adultos mayores, en los enfermos, los hermanos más pobres y necesitados, en todos y cada uno de nosotros.

Fortalece y concede tu gracia a quienes trabajan por el bienestar de todos,  cuida de manera especial a quienes se esmeran en su servicio para preservar la salud y la vida de sus hermanos.

Concédenos a todos un corazón nuevo que esté siempre bajo tu protección, que todo cuanto hagamos sea grato a tus ojos, fortalécenos con el poder del Espíritu Santo para permanecer fieles y firmes en la fe, la esperanza y en la Caridad.