México.-El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, pidió perdón al ex presidente estadunidense Barack Obama por llamarlo "hijo de puta", dos años después de proferir ese insulto, al tiempo que consideró al actual mandatario, Donald Trump, "un buen amigo". "Sería apropiado (...) decirle ahora, señor Obama, usted es un civil, siento haber pronunciado esas palabras", dijo Duterte en un discurso ante la comunidad filipina en Jerusalén, durante un viaje a Israel.

Duterte utilizó ese insulto contra Obama en 2016 al ser cuestionado por los periodistas sobre cómo respondería si Washington le manifestara sus preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Filipinas, durante una cumbre de la Asociación de Naciones el Sudeste Asiático (ASEAN) en Laos.
Tras el insulto, Estados Unidos canceló un encuentro bilateral entre ambos líderes. Duterte dijo también haber "perdonado" a Obama por criticar su controvertida campaña contra las drogas, que ha resultado en asesinatos extrajudiciales de presuntos adictos y narcotraficantes.
Al menos 4 mil 200 personas han muerto en intervenciones contra el narcotráfico en el país desde que Duterte es presidente, aunque activistas de derechos humanos hablan de más de 20 mil. "Hemos aprendido muy bien la lección. Nos entendemos.
Si el corazón quiere perdonar, perdona. Yo lo he perdonado", dijo, al tiempo que describió a Obama de un hombre "frío" y "siempre distante". Al contrario, consideró al actual presidente Trump un "buen amigo". "Habla mi lengua", añadió.