Ciudad de México.- Tras el ataque armado a un anexo de Irapuato que dejó 26 personas asesinadas, los gobiernos federal y de Guanajuato acordaron reforzar las acciones entre las corporaciones de seguridad de los tres niveles de gobierno para inhibir la delincuencia en la entidad.

El gobernador del estado, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, encabezó los trabajos de la reunión de seguridad, en los que se acordó incrementar el trabajo coordinado entre las diferentes instituciones.

Durante la reunión se anunció que la Secretaría de Gobierno del Estado encabezará una revisión a los anexos de la entidad para verificar que cumplan con la normatividad y de lo contrario, no podrán seguir operando.

"Los ciudadanos podrán denunciar a través de las líneas 911 o 089, los anexos que pudieran estar trabajando de manera clandestina. En esta labor, que se llevará a cabo de manera transversal, se tendrá la participación de la Fiscalía General del Estado", añadió en un comunicado.

Además, se acordó que las diferentes policías municipales, estatales y corporaciones federales reforzarán los filtros de seguridad en todo el estado.

El mandatario informó que habló con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, con quien dijo, concidió en la importancia de coordinar esfuerzos del estado y la federación para enfrentar la inseguridad.