Guerrero.- La detención en los últimos años de líderes del grupo delictivo Guerreros Unidos, con operación principal en la ciudad de Iguala, ha provocado que ahora otras bandas criminales busquen a sangre y fuego el control de la plaza de ese municipio, clavado en la región Norte del estado de Guerrero donde desaparecieron a 43 normalistas.

A partir del 1 de julio de este año se ha registrado uno de los repuntes de violencia más importantes de los últimos tiempos en el municipio de Iguala, bastión del grupo delictivo Guerreros Unidos, señalado como responsables del ataque y desaparición de normalistas de Ayotzinapa, el 26 y 27 de septiembre del 2014.

Ataques y levantones a policías, balaceras en presuntas casas de seguridad, asesinatos y otros hechos, han marcado en las últimas semanas la vida de ese municipio, por el presunto intento de incursión del grupo delictivo de “Los Tlacos”.

A través de mensajes criminales en distintos hechos de violencia, "Los Tlacos" han anunciado su incursión a ese municipio, con el fin de obtener el control de esa plaza para el trasiego y comercialización de enervantes, en compañía de la banda de "Los Peques".

Debilitamiento de la plaza

"Los Peques", excélula delictiva de Guerreros Unidos, es señalada directamente como la responsable por el ataque contra estudiantes de la normal de Ayotzinapa, que dejó 43 desaparecidos.

Fue el caso Ayotzinapa, por el cual líderes de Guerreros Unidos fueron detenidos en los últimos años, lo que dejó debilitado a ese grupo criminal, que hasta 2014 mantenía relaciones con autoridades de municipios de la región Norte de Guerrero, así como con policías locales, tal como quedó expuesto en la investigación del caso.

Entre las detenciones más importantes se encuentra la de Sidronio Casarrubias, líder máximo de GU; Gildardo López Astudillo "El Cabo Gil", jefe de sicarios del grupo criminal; Felipe Rodríguez Salgado "El Cepillo" y recientemente José Ángel Casarrubias "El Mochomo".

TAMBIÉN REVISA: Guerrero: más de 700 homicidios durante el primer semestre del año

La presunta unión entre "Los Tlacos" y "Los Peques", y su confrontación con Guerreros Unidos, ha dejado en lo que va del mes de julio, nueve personas asesinadas, entre ellas tres mujeres.

En algunas de las escenas de asesinatos, se han encontrado cartulinas con mensajes en alusión a la unión de "Los Tlacos" y "Los Peques", para obtener el control de esa plaza; otros homicidios, son adjudicados por Guerreros Unidos, como su respuesta criminal.

Entre las víctimas, también hay un agente de Tránsito de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, levantado el 1 de julio en esa ciudad, junto a un compañero; el otro agente permanece desaparecido, lo que vendría a corroborar el supuesto de que aún se mantiene la contaminación en los cuerpos policíacos locales.

La semana pasada, por segunda ocasión en el año, las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) de esa ciudad, fueron atacadas por hombres armados; ayer cerca del mismo lugar, un grupo de policías municipales de Iguala, fue emboscado por sicarios, sin que se registraran agentes heridos.

"Los Tlacos”

De acuerdo a información que cita a fuentes de seguridad, el grupo delictivo de "Los Tlacos", es encabezado por Onésimo Marquina Chapa "El Necho", y tienen su bastión en la sierra del estado de Guerrero, principalmente en el municipio de Heliodoro Castillo (Tlacotepec).

Aprovechando la situación geográfica de Tlacotepec, el grupo ha logrado expandirse hacia municipios como Iguala y Chilpancingo, capital del estado de Guerrero.

La extensión de "Los Tlacos", inicia desde noviembre del 2018, cuando presuntos policías comunitarios -vinculados con ellos-, irrumpen en pueblos del municipio de Leonardo Bravo (Chichihualco) y desplazan al Cartel del Sur que dirige Isaac Navarrete Celis "El Señor de la I".

Actualmente, el Cartel del Sur ha sido retirado de sus zonas de operación como Chilpancingo y Chichihualco, lugares donde habían instalado su bastión durante varios años.