Acapulco, Guerrero.- Luego de que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) presentara una denuncia penal por el delito de daño ambiental ante la delegación de la Fiscalía General de la República (FGR), en contra de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA), esta tarde la alcaldesa, Adela Román Ocampo, anunció que pedirá la renuncia de todo el cuerpo directivo de dicho organismo.

En conferencia virtual, Román Ocampo, señaló que los funcionarios al frente de la Capama, también serán auditados por malas practicas del organismo, y en caso de que se detecten anomalías serán procesados penalmente.

Vecinos de diferentes colonias se han manifestado desde hace más de un año en diversas ocasiones por la falta de agua, o para denunciar que en sus hogares reciben el suministro pero que la paramunicipal lo envía "contaminado".

Asimismo, indicó que solicitará la renuncia de la directora de Ecología municipal, Guadalupe Rivas Pérez, luego de que se dieran a conocer los resultados de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y estos arrojaran que las aguas vertidas a la Bahía de Santa Lucía en días pasados, y por lo cual diversos actores a nivel internacional se sumaron a la petición de investigar dicha acción,  si representan un riesgo para la salud.

"Solicitaré también la renuncia de la directora de Ecología municipal a fin de facilitar la realización de una investigación sobre los posibles inmuebles que vierten aguas negras de manera clandestina y delictiva a la bahía", expresó.

Hizo hincapié en que no solo los directivos enfrentarán las consecuencias, ya que las sanciones son para "todo aquel que resulte responsable de solapar a los inmuebles que lastiman al puerto."

Por lo que pidió a los ciudadanos apoyar con pruebas que sustenten las denuncias, pues dijo que una vez que estos negocios sean identificados, serán multados y en su caso clausurados.

Por último, reiteró el llamado a la ciudadanía acapulqueña y a los visitantes a respetar las medidas sanitarias para evitar contagios de covid, ya que hasta la fecha Acapulco continúa como el epicentro de la epidemia en Guerrero.