México.-El presidente de la Comisión de Árbitros de Bolivia, Pedro Saucedo, reclamó mayor atención para sus afiliados tras la muerte súbita del juez Víctor Hugo Hurtado, quien se desplomó cuando dirigía un partido de Primera División en el estadio de El Alto, a una altitud de 4 mil metros.

Según el dirigente, el árbitro que se desvaneció en pleno juego a causa de una crisis cardíaca, carecía de un seguro médico. "Lastimosamente, recién para este segundo campeonato estaba garantizado el seguro para los árbitros, ya habíamos tenido una conversación (con la Federación Boliviana de Fútbol) para este segundo campeonato", declaró Saucedo al diario local Los Tiempos.

El fútbol boliviano cerrará su primer campeonato a finales de mayo y abrirá el segundo después de la Copa América, que se disputará en Brasil entre el 14 de junio y el 7 de julio. Hurtado, de 32 años, había sufrido el colapso cardíaco en el minuto 49 del partido, mientras el juego se encontraba en curso, y falleció en un hospital vecino, tras un segundo colapso, según informaron desde la entidad sanitaria.

"Esto tiene que llamar a la reflexión. Hay que preocuparse por el ser humano, por los árbitros de aquí en adelante. Nadie tiene segura la vida, él era joven y con mucho futuro por delante", reclamó Saucedo.

Por el momento, nadie ha ligado el deceso a la altura en que se encuentra el estadio de El Alto. La muerte ocurrió "por causas aún no determinadas", anunció en un comunicado la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

Según el testimonio de Saucedo, "en el entretiempo no presentó ninguna fatiga, ni ningún signo raro, porque son cosas del destino. Hasta bromeó en el descanso del partido". Un primo de Hurtado, Orlando Herrera, se expresó en los medios y aseguró que el juez estaba familiarizado con la altura: "Él vivió un tiempo en el Alto, antes de iniciar su carrera como árbitro trabajó de muchas cosas, nunca se quejó de problemas del corazón".

A 4.095 metros de altura sobre el nivel del mar, el estadio municipal de El Alto, del club Always Ready es uno de los más altos del planeta. En 2008, la FIFA decidió suspender la prohibición de disputar partidos internacionales por encima de los 2.750 metros sobre el nivel del mar, medida que antes afectaba a La Paz y Quito.