Chilpancingo, Gro.- Tras la muerte de un jornalero indígena en Guerrero, que regresaba de los campos de cultivo en Sinaloa, el gobierno de Guerrero vigilará la situación de salud en la que regresa este sector a sus comunidades.

El gobierno de Guerrero, a través de la directora de Comunicación Social, Erika Lührs Cortés y el secretario de salud, Carlos de la Peña Pintos, anunciaron que el gobierno estatal establecerá contactos con pueblos en donde regresarán jornaleros agrícolas.

El pasado día sábado, un jornalero murió dentro de un autobús en Tixtla; regresaba de los campos de jitomate en Sinaloa y presentaba síntomas de Covid-19.

De acuerdo con Carlos de la Peña, a la persona fallecida "se le tomó la muestra y se procedió con la funeraria a establecer los protocolos para proceder al entierro de manera inmediata, o sea antes de que se cumplieran 4 horas, como marcan los protocolos establecidos".

También detalló que el resto de los 30 jornaleros que viajaban en el autobús, se encuentran en un albergue en el poblado de Zoquiapa -donde la mayoría eran originarios- "y hay vigilancia por parte de la jurisdicción sanitaria".

Agregó que en próximos días, regresaría a Guerrero otro autobús con jornaleros a un poblado de Chilapa, por lo que se atenderá y vigilará el estado de salud de quienes regresan a sus hogares en Guerrero.

"Pata darle seguimiento por cualquier circunstancia que pudiera estar relacionada al Covid-19", dijo el funcionario.